Facebook Twitter Google +1     Admin

ateo poeta

cachivaches, deseos, derivas y garabatos con los que darle un masaje a la vida, para que ésta nos recompense con creces // autodesplanifica [arroba] gmail [punto] com

Temas

Enlaces

Archivos

 

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2007.

aniversario

Aniversario. (Del lat. anniversarĭus, que se repite cada año).

1. adj. p. us. anual.

2. m. Día en que se cumplen años de algún suceso.

 

 

Hace un año, aproximadamente, que nació esta bitácora. Sabía que mi afán por escribir sobre las cosas hermosas del mundo podía encontrar aquí un medio para emerger y mezclarse con los deseos de quienes lo leéis. Lo que no sabía es que este nuevo tejido de complicidades me iba a suministrar a mí, de vuelta, otras savias, espejos y retazos de vidas inesperadas.

 

De alguna manera, gozo con estas persistencias contra viento y marea. Nada que perder, todo por ganar. Aunque nada de lo ganado tenga precio. En mi contabilidad añado ahora la palabra ‘aniversario’ como un nuevo descubrimiento de esos tesoros volátiles, aún sin dueño. Y es un descubrimiento porque me resistía siempre a las celebraciones vacuas y conscriptivas. Ahora, sin embargo, creo que merecen la pena aquellos rituales íntimos, sencillos y que le dan algún sentido a tu lugar en el mundo, por muy paradójico que éste sea en tantas ocasiones.

 

Este último mes ha vuelto a ser dichoso y pletórico. La amargura es sólo un sabor de las frutas fuera de temporada, de la carencia de sentido del humor y de la infidelidad con uno mismo. En este aniversario, pues, celebro todos esos desafíos a la amargura que ocurren más allá de las palabras, aunque éstas nos acompañan a menudo de una forma tan salvaje, embriagadora e imprescindible. Ojalá siga contando con vuestros reflejos.

 

06/08/2007 20:06. ateopoeta #. Hay 4 comentarios.

La suerte de Emma

20070807134756-emma.jpg

 

Cuando era niño tenía un pensamiento recurrente: si en algún momento sé con certeza que voy a morir, haré todo lo posible para paliar el sufrimiento. Pensaba, sobre todo, en la morfina o en cualquier otra adormidera de los sentidos. O en alguna explosión de placer, incluso prohibida. Con el paso de los años, aquella íntima reflexión eutanásica ha ido modulándose. Películas como “Mar adentro”, “El jardinero fiel” o la que he visto la semana pasada, “La suerte de Emma” (Sven Taddicken, 2006) presentan esos estadios previos a la muerte henchidos de paz, armonía y consciencia. En esta última, el protagonista decide huir a un remoto paraíso centroamericano para beber el néctar de sus últimos días una vez que le diagnostican un cáncer irreversible. Para ello, toma todo el dinero negro amasado por él y su socio en un negocio de compra-venta de coches usados. Pero el socio le persigue y sufre un accidente del que, algo inverosímilmente, sale indemne. Es así, casi por los aires, como llega a la granja porcina de Emma. Esta huraña, solitaria y espontánea campesina se enamora inmediatamente del recién llegado, y ambos se enfrentarán a la muerte cierta agarrándose fuerte el corazón. Que nadie espere un canto sublime ni a la vida ni a su despedida. Lo que verás, simplemente, es un paisaje de luces al alba y al atardecer, de ternura y de animalidad. Todo ello al filo de nuestros apegos a lo que, necesariamente, desaparecerá.

 

hablo contigo

20070808121227-mestre.jpg

 

 

Hablo contigo, ignoro dónde estás, hasta qué luz busca mi Ser el eco en que te escucho.

 

No hay usura en tu voz, yo sé que un aire limpio te respira, que algo redentor, alguna claridad que arrastra el río lleva el pensamiento tuyo.

 

Hablo contigo, una intacta pasión vive en tu fósforo, una única luz que no se apaga mientras la muerte fluye, mientras la muerte sufre esta palabra.

 

Y hablo, hablo contigo alrededor de un hueco, alrededor de mí como el que gira mutuo, como aquel que dentro de nosotros es próximo y se acerca con su haz luminoso de pureza.

 

Hablo ante el destino que imagina el hombre, eso de desvalido, eso de delirante y turbio hablo contigo. Y es de noche, es de noche en los dos como metal oscuro, como largamente la verdad extiende su único hilo de saliva, un único alfabeto en el rumor de todos.

 

Hablo contigo, oh bondad compartida de quien es silencioso, sombra de esa sombra que aletea y es vuelo de semejante elocuencia, el que escribe, el que escucha, el que lámina a lámina va enhebrando en el eco una voz que responde, esa voz en mí mismo, la que nos alumbra y persuade desde más allá de la muerte.

 

 

Juan Carlos Mestre (La poesía ha caído en desgracia)

 

08/08/2007 12:03. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

(tristes) idealizaciones

20070827130400-boticcelli.png

 

 

El verano es el momento ideal para darse un atracón de lecturas. En la feria del libro antiguo y de ocasión de Vigo encontré unas cuantas joyas y siento lo rápido que corre el tiempo antes de que pueda sumergirme en cada libro. Unas semanas atrás, también me surtí de otros textos “alternativos” en Traficantes de sueños. Sin mucho orden ni concierto paso de uno a otro: libros de política e historia (un recorrido por la ideología de la democracia de Luciano Canfora), de sociología urbana (un ensayo hipercrítico de Jean Pierre Garnier) y de paleoantropología (una revisión del evolucionismo por Juan Luis Arsuaga), el interminable libro de aforismos de Marcos Lorenzo siempre en la mesilla de noche, y, cómo no, merodeo y picoteo en todo lo que de poesía y narrativa cae en mis manos y que tenga algún viso de despertarme alguna pasión sobrecogedora (esa quimera…). ¿Será que la vida no tiene sentido? ¿Que sólo buscamos excusas con las que tapar su vacío de fondo, su final frío y cierto? Quizás la angustia procede sólo de buscar conocimiento, poder y seguridad ante los miedos que nos asolan, en lugar de simplemente dejarse llevar, divertirse, sentir nuestra animalidad sin trascendencia alguna –con los libros o con lo que sea. ¿Por qué, a pesar de todo, me arrebatan esas personas vitalistas y apasionadas¿ ¿Es que no se dan cuentas de la ilusión en la que estamos sumergidos?

 

El último relato corto que me he encontrado se titula “El hombre de mis sueños”. Su autora es Doris Dörrie, la cual también ha dirigido algunas películas con cierta repercusión (“Hombres, hombres”, por ejemplo). La historia narra la soledad en la que se encuentra una mujer joven, Antonia, que trabaja como modelo y que fue abandonando a sus amistades izquierdosas que criticaban su forma de vida superficial, manipulada y capitalista. Ella misma experimenta, al cabo de unos años, las frustraciones sentimentales que le depara su profesión y comienza a obsesionarse con la búsqueda del “hombre ideal”. Curiosamente, éste lo halla en un retrato de Boticelli que, por casualidad, se lo imagina proyectado en un hombre, Johnny, que pide limosna a las puertas de unos grandes almacenes. El susodicho resulta que ha estudiado sociología y ciencia política, y es otro izquierdoso más que ha renunciado a integrarse en el sistema, pero que sin mucha dificultad se acopla al enamoramiento incondicional, al modo de vida y a las rentas boyantes de Antonia. Para compensar ese evidente desequilibrio, Antonia propondrá hacer un viaje “mochilero” a Perú donde descubrirá lo doloroso de sus elecciones vitales y los interrogantes irresolubles acerca de sí misma como alguien que necesita a un “hombre ideal”… Para mayor confusión de Antonia, Johnny llegará a responderle con toda crudeza: “Lo único que quiero es vivir en paz y tirarme a una chica bonita de vez en cuando.” Aunque la historia pueda parecer algo inverosímil, los personajes y, sobre todo Antonia, son unos nítidos espejos de nuestras más comunes disquisiciones acerca de quiénes somos y a quién podemos querer. Y todo ello enmarcado magistralmente en un paisaje de aberrantes desigualdades y ruindades sociales. Lástima, o no, que el final nos deje con tantas dudas como al principio.

 

 

27/08/2007 12:49. ateopoeta #. otras inspiraciones artísticas No hay comentarios. Comentar.

resistencias

20070827131731-chilavert.jpg

 

 

 

 

Chilavert recupera” es un documental realizado por el Colectivo Alavío (www.alavio.org) sobre una de las múltiples experiencias de “reapropiación” de fábricas argentinas por parte de los trabajadores. Después de más de un año sin pagarles su salario y después de décadas exigiéndoles sacrificios por el “bien de la empresa” y horas extra gratuitas, el empresario se disponía a vender toda la maquinaria de la imprenta, declarando la quiebra y dejando a los operarios en la calle. En ese momento, éstos reaccionan de forma espontánea impidiendo la salida de las máquinas y ocupando las instalaciones. Cuando llega la policía para desalojarles, el “baño de sangre” es evitado gracias a la concentración de personas solidarias con su situación, en gran parte provenientes del movimiento villero (de las “villas miseria”) y asambleario surgido después de diciembre de 2001. Aprendiendo de otras experiencias semejantes, los trabajadores adoptan el lema “ocupar, resistir y producir”, iniciando los trámites legales para conseguir la expropiación estatal de la empresa y su cesión (aunque no indefinida) a la cooperativa que han formado. ¿Por qué no se habían rebelado antes contra el empresario que los explotaba? ¿Siempre hay que esperar a que el drama sea irreversible, a la gota que colme el vaso, para reaccionar al robo organizado por las clases dominantes? ¿Podrá subsistir con dignidad la nueva cooperativa bajo la amenaza del propietario estatal y las inclemencias del mercado en el que son un débil peón? Y, sin embargo, las preguntas terribles no pueden empañar del todo las lágrimas de emoción ante esas pequeñas batallas ganadas.

 

 

 

27/08/2007 13:09. ateopoeta #. otras inspiraciones artísticas No hay comentarios. Comentar.

Lavapiés (Madrid)

20070827133848-mundolavapies-2.jpg

 

Mundolavapiés es un Libro DVD participativo, que habla del barrio y sus habitantes, pero en el que, sobre todo, los habitantes hablan de su barrio, que es otra forma de hablar del mundo, de los muchos mundos que habitan Lavapiés. Este es el objetivo del libro, y es lo que ha determinado su elaboración. Sin subvenciones ni dependencias, buscamos abrir un proceso en el que pudiera participar todo el que quisiera. Más de mil carteles de convocatoria, asambleas, presentaciones, búsquedas, venta de postales, difusión directa y en medios, desde la calle misma. Se trataba de crear un documento vivo, plural, una muestra medianamente sugerente y significativa de la diversidad de gentes, iniciativas y experiencias de este barrio: sus habitantes de hoy y del pasado, sus paseantes, pero también los colectivos de todo tipo, asociaciones, artistas, colegios, músicos, niños y niñas, los con papeles, los sin papeles, con o sin residencia, en un intento de poner en común y comunicar el trabajo de gentes de todas las edades, de todos los lenguajes y modos de expresión: valía con aportar una frase cortita, un poema, una propuesta, una historia, una imagen...” A veces ocurre lo inesperado: que algunos documentos (textos desde muchas voces, imágenes desde muchos puntos de vista, músicas desde los márgenes del mercado) te fascinen por su forma, por su gestación y por su sustancia. Un acercamiento antropológico y popular a un barrio que deja huellas indelebles a quien lo ha vivido rascando alguna vez por debajo de la superficie. (Autoedición de www.mundolavapies.net, 2006)

 

Mendetz

20070827134752-mendetz.jpg

 

Me sobran las palabras. Sólo recuerdo aquellas descargas frenéticas. Metidas hasta el sueño. Hasta rebosar. Bailamos como exige la naturaleza efervescente. Vitaminas de rock electrónico. Meis (Pontevedra), Dolorock, 25 agosto de 2007.

 

27/08/2007 13:24. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

ensoñación cortazariana

20070827134952-rayuela.jpg

 

“Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabiera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

 

Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y los ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.”

 

Julio Cortázar (Rayuela)

27/08/2007 13:25. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

más ensoñaciones

20070901203852-bici1-mestre.jpg

 

un sauce de cristal, un chopo de agua,

un alto surtidor que el viento arquea,

un árbol bien plantado mas danzante,

un caminar de río que se curva,

avanza y retrocede, da un rodeo

y llega siempre:

un caminar tranquilo

de estrella o primavera sin premura,

agua que con los párpados cerrados

mana toda la noche profecías,

unánime presencia en oleaje,

ola tras ola hasta cubrirlo todo,

verde soberanía sin ocaso

como el deslumbramiento de las alas

cuando se abren en mitad del cielo,

 

un caminar entre las espesuras

de los días futuros y el aciago

fulgor de la desdicha como un ave

petrificando el bosque con su canto

y las felicidades inminentes

entre las ramas que se desvanecen,

horas de luz que pican ya los pájaros,

presagios que se escapan de la mano,

 

una presencia como un canto súbito,

como el viento cantando en el incendio,

una mirada que sostiene en vilo

al mundo con sus mares y sus montes,

cuerpo de luz filtrada por un ágata,

piernas de luz, vientre de luz, bahías,

roca solar, cuerpo color de nube,

color de día rápido que salta,

la hora centellea y tiene cuerpo,

es transparente por tu transparencia,

 

(...)

 

los dos se desnudaron y se amaron

por defender nuestra porción eterna,

nuestra ración de tiempo y paraíso,

tocar nuestra raíz y recobrarnos,

recobrar nuestra herencia arrebatada

por ladrones de vida hace mil siglos,

los dos se desnudaron y besaron

porque las desnudeces enlazadas

saltan el tiempo y son invulnerables,

nada las toca, vuelven al principio,

no hay tú ni yo, mañana, ayer ni nombres,

verdad de dos en sólo un cuerpo y alma,

 

(...)

 

el mundo nace cuando dos se besan

 

(...)

 

amar es combatir, si dos se besan

el mundo cambia, encarnan los deseos,

el pensamiento encarna, brotan alas

en las espaldas del esclavo, el mundo

es real y tangible, el vino es vino,

el pan vuelve a saber, el agua es agua,

amar es combatir, es abrir puertas,

dejar de ser fantasma con un número

a perpetua cadena condenado

por un amo sin rostro;

el mundo cambia

si dos se miran y se reconocen,

amar es desnudarse de los nombres

 

(...)

 

-¿la vida, cuándo fue de veras nuestra?,

¿cuándo somos de veras lo que somos?,

bien mirado no somos, nunca somos

a solas sino vértigo y vacío,

muecas en el espejo, horror y vómito,

nunca la vida es nuestra, es de los otros,

la vida no es de nadie, todos somos

la vida –pan de sol para los otros,

los otros todos que nosotros somos-,

soy otro cuando soy, los actos míos

son más míos si son también de todos,

para que pueda ser he de ser otro,

salir de mí, buscarme entre los otros,

los otros que no son si yo no existo,

los otros que me dan plena existencia,

no soy, no hay yo, siempre somos nosotros,

la vida es otra, siempre allá, más lejos,

fuera de ti, de mí, siempre horizonte,

vida que nos desvive y enajena,

que nos inventa un rostro y lo desgasta,

hambre de ser, oh muerte, pan de todos,

 

 

Octavio Paz (Piedra de Sol)

 

27/08/2007 13:27. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris