Facebook Twitter Google +1     Admin

ateo poeta

cachivaches, deseos, derivas y garabatos con los que darle un masaje a la vida, para que ésta nos recompense con creces // autodesplanifica [arroba] gmail [punto] com

Temas

Enlaces

Archivos

 

20161114044027-benoit-courtit-16.jpg

 

Mi país posee un gran atractivo turístico.

¡Alabado, sí, bendito sea!

 

¿Quién no ha visitado la Sagrada Familia en Barcelona?

Gente de segunda clase. ¡Herejes!

 

El catalán y otras diferencias intramuros confundirían

al más cuerdo diplomático de las Naciones Unidas.

 

Mi país contiene países y rincones hasta el infinito

de tal modo que apenas despuntan

bajo el fulgor dorado del sol y playa

hasta enrojecer.

 

Por no hablar de los trapos sucios que lavamos

en el patio trasero de la política. Guerras sucias

y comisiones. Pero más blanco que nadie,

oiga.

 

Mi país ha batido plusmarcas mundiales, dicen.

 

Y vende paella y dieta mediterránea. Amén

de otros iconos populares.

 

Nada que objetar, salvo lo tedioso que me resulta

tanto humo identitario (por no mencionar

los desbocados fanatismos).

 

Y ha producido genios que envió al exilio

o aplastó debajo de la alfombra inmobiliaria

y de las burbujas financieras.

 

Mi país sobrevive a régimen de deuda, como bien

supervisan las aves rapaces de los mercados.

 

En eso también seguimos la corriente

y asomamos en la cabeza del pelotón.

 

Por eso veo camisetas de los equipos de fútbol

-sublimes negocios de la coreografía de masas-

y de la selección española

aguantando el sudor de cuerpos y razas

por medio mundo.

 

En eso hasta parece ridícula la globalización.

Será por mi procedencia de un lugar invisible

y de las nubes de mosquitos donde el azar

le puso puntos

a mis íes.

 

A mí me gusta volver a mi país, claro.

Aunque también echo de menos

un país distinto.

 

 

Fotografía: Benoit Courti

 

 

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris