Facebook Twitter Google +1     Admin

ateo poeta

cachivaches, deseos, derivas y garabatos con los que darle un masaje a la vida, para que ésta nos recompense con creces // autodesplanifica [arroba] gmail [punto] com

Temas

Enlaces

Archivos

 

20160820054743-sara-saudkova-12.jpg

 

Ahora sabes -queman el incienso

para congelar la volátil

esperanza.

 

Éramos solo una existencia

posible

cuando los remolinos y los peces

regresaron de las banderas

al tacto.

 

¿Cómo se producirán

los cuerpos cálidos y la emoción ahora?

 

Definimos una longitud próxima,

la mandíbula del huracán. Rituales.

 

Ternura: alimentos mínimos.

 

Sigo preguntándome -si acaso

la cumbre desnuda, zonas más

propicias.

 

A lo que contribuyes

después de la nieve.

 

 

Fotografía: Sára Saudkova

 

 

 

20/08/2016 05:47. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20160809145240-sara-saudkova-11.jpg

 

¿Es que acaso necesito

el magnetismo

de las extremas alocuciones,

el fango de la pérdida,

la mercurial vecindad

de la llama,

el cuerpo huido de su cáscara,

la radiación de las noticias

que deshilacha,

quedar a merced

de los elementos,

la bebida turbia, la torsión,

innúmeras

categorías de encarnar,

inducir un cierto júbilo

de sobremesa,

una perforación

de lo múltiple y obsceno,

una identidad reconocible

de bolsillo,

liquidez,

sábados y domingos

incrustados

con alfileres

en los días rojos,

un verbo animal,

uñas en comandita

con la ternura raíz,

restañar,

cortocircuitos,

prometer,

insólitas tácticas

y descongelar

la nevera?

 

 

Fotografía: Sára Saudkova

 

 

 

 

09/08/2016 14:52. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20160806180740-sara-saudkova-10.jpg

 

 

Te dije que escribo cada día y que así es fácil escribir o fantasear acerca

de esto o de aquello que tiene que ver con nosotros y con las circunstancias

meteorológicas o los pájaros que pasan y no se quedan a cenar, por no

hablar de las angustias invisibles que andan a pies juntillas, sin hacer

ruido, por el interior de la casa, aunque también se manifiestan de modos

abruptos e inesperados al calor de una metáfora u holgazaneando con

una cerezas estivales a pedir de boca y mirándonos por encima

del hombro.

 

Te dije que esta no es mi profesión y que, en realidad, no escribo todos

los días aunque sí pienso la mayoría de ellos, pero algunas ideas

es mejor no ponerlas en negro sobre blanco porque el mundo es triste

y yo preferiría que los manantiales prístinos y tus palabras que también

deben proceder de algún deshielo, inundaran mi memoria, que la gente

se emocionara al ver ascender globos aerostáticos sobre campos floridos

y al ver emocionarse a sus semejantes en lugar de hacer la guerra,

la compra y las cosas más banales y crueles que nos hayamos

podido imaginar.

 

Hay muchos días en los que mascullo y mascullo y no arranco a escribir,

la pantalla del ordenador me deslumbra y me paraliza, es un desorden

todo lo que quiero decirte y mostrarte cuando vengas a esta jungla,

los rincones sorprendentes de estas antípodas, mis sospechas de que

algo no va bien en este y en otros sistemas, mis crisis de identidad,

para qué ocultarlas si desdoblarse en personajes de ficción siempre

encierra un grano de sal verdadero, estrategias que pretenden

acorazar lo frágil, y, sin embargo, esos hilos resistentes ahí debajo

que mueven los dedos y mi extraña felicidad.

 

 

Fotografía: Sára Saudkova

 

 

 

 


Te dije que escribo cada día y que así es fácil escribir o fantasear acerca
de esto o de aquello que tiene que ver con nosotros y con las circunstancias
meteorológicas o los pájaros que pasan y no se quedan a cenar, por no
hablar de las angustias invisibles que andan a pies juntillas, sin hacer
ruido, por el interior de la casa, aunque también se manifiestan de modos
abruptos e inesperados al calor de una metáfora u holgazaneando con
una cerezas estivales a pedir de boca y mirándonos por encima
del hombro.

Te dije que esta no es mi profesión y que, en realidad, no escribo todos
los días aunque sí pienso la mayoría de ellos, pero algunas ideas
es mejor no ponerlas en negro sobre blanco porque el mundo es triste
y yo preferiría que los manantiales prístinos y tus palabras que también
deben proceder de algún deshielo, inundaran mi memoria, que la gente
se emocionara al ver ascender globos aerostáticos sobre campos floridos
y al ver emocionarse a sus semejantes en lugar de hacer la guerra,
la compra y las cosas más banales y estúpidas que nos hayamos
podido imaginar.

Hay muchos días en los que mascullo y mascullo y no arranco a escribir,
la pantalla del ordenador me deslumbra y me paraliza, es un desorden
todo lo que quiero decirte y mostrarte cuando vengas a esta jungla,
los rincones sorprendentes de estas antípodas, mis sospechas de que
algo no va bien en este y en otros sistemas, mis crisis de identidad,
para qué ocultarlas si desdoblarse en personajes de ficción siempre
encierra un grano de sal verdadero, estrategias que pretenden
acorazar lo frágil, y, sin embargo, esos hilos resistentes ahí debajo
que mueven los dedos y mi extraña felicidad.

06/08/2016 18:07. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20160803180146-sara-saudkova-9.jpg

 

 

Ha escampado ya el tifón

y hoy se respira

una claridad

joven

y prometedora.

 

Aún chispea o me calan

los aguaceros

ocasionales,

pero he salido

feliz

de mi letargo.

 

Resplandecen

los rostros

y las flores en pie:

los gestos

inadvertidos

de la milagrosa

supervivencia.

 

Todo se encamina

a recibirte:

nubosidad moderada,

semillas de sésamo,

extraños

atardeceres.

 

En lo que a mí

respecta,

ultimo los preparativos:

ventilación

de las estancias,

adherir música

y palabras a las paredes,

solicitud en firme

al calendario y a la compañía

aérea

de una exquisita

puntualidad.

 

 

Fotografía: Sára Saudkova

 

 

 

 


Ha escampado ya el tifón
y hoy se respira
una claridad
joven
y prometedora.

Aún chispea o me calan
los aguaceros
ocasionales,
pero he salido
feliz
de mi letargo.

Resplandecen
los rostros
y las flores en pie:
los gestos
inadvertidos
de la milagrosa
supervivencia.

Todo se encamina
a recibirte:
nubosidad moderada,
semillas de sésamo,
extraños
atardeceres.

En lo que a mí
respecta,
ultimo los preparativos:
ventilación
de las estancias,
adherir música
y palabras a las paredes,
solicitud en firme
al calendario y a la compañía
aérea
de una exquisita
puntualidad.


03/08/2016 18:01. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20160801171633-sara-saudkova-7.jpg

 

 

Extraviarme por derecho:

lo que sabe

a miscelánea.

 

Generar reglas

(que me convienen)

en el curso

de la transgresión.

 

Apartar la maleza

de conceptos

fósiles

y rebuscar en el baúl

(a tientas: ojos

en las manos, capilares,

terminaciones

nerviosas).

 

La insolvencia

agudiza

el ingenio:

obras son amores

y es preciso

meditar

tres veces

al día.

 

¿Qué metáfora

será tan

poderosa

que no me ciegue

ni engatuse?

 

Si no fuera

porque me acerco

a tu verdad

y ella sospecha

de mi

escepticismo.

 

Todo aquello

no era más

que un sueño.

Sí, pero qué

sueño.

 

 

Fotografía: Sára Saudkova

 

 

 

 

01/08/2016 17:16. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20160801092044-sara-saudkova-8.jpg

 

 

En la morada efímera,

el rumor

de tus pulsaciones

llegando.

 

¿Saben los zahoríes

construir,

o saben las extremidades

y cursos

que sacian

algo mejor?

 

¿En qué método

confiar: cómo

nos damos

la lucidez?

 

Hacer de cada palabra

una insinuación.

 

 

Fotografía: Sára Saudkova

 

 

 

 


En la morada efímera,
el rumor
de tus pulsaciones
llegando.

¿Saben los zahoríes
construir,
o saben las extremidades
y cursos
que sacian
algo mejor?

¿En qué método
confiar: cómo
nos damos
la lucidez?

Hacer de cada palabra
una insinuación.

01/08/2016 09:20. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20160729021114-sara-saudkova-6.jpg

 

 

Es tiempo de continuar sin que merme

el espíritu, en la veta blanca, con la claridad

mojando los labios.

 

Que no haya hermanos menores entre

los días de la semana.

 

Que cedamos el paso, las prisas, la ambición

desmedida, la antorcha olímpica.

 

Hay una libertad sin nombre

apenas musitada por las fresas salvajes

y las cigarras del verano y las mimbreras y los cerezos

maduros que me incitan a seguir este

u otro camino.

 

Es leve y persistente.

 

Lo que transportan las aguas del azar

que bebes a diario.

 

 

Fotografía: Sára Saudkova

 

 

 

 

29/07/2016 02:11. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20160727205402-sara-saudkova-30.jpg

 

 

Has emprendido

las maniobras de alejamiento:

quizá también se estudien

en las autoescuelas,

mi memoria siempre es

selectiva, prefiero

las otras.

 

Enamorarse es rejuvenecer

años, décadas, desafiar

al tiempo y a la evolución

de las especies.

Nada sencillo, claro,

ni previsible.

Lástima de tanta energía

que se disipa.

 

Desiertos dentro de desiertos.

 

 

Fotografía: Sára Saudkova

 

 

 

 

 


Has emprendido
las maniobras de alejamiento:
quizá también se estudien
en las autoescuelas,
mi memoria siempre es
selectiva, prefiero
las otras.

Enamorarse es rejuvenecer
años, décadas, desafiar
al tiempo y a la evolución
de las especies.
Nada sencillo, claro,
ni previsible.
Lástima de tanta energía
que se disipa.

Desiertos dentro de desiertos.


27/07/2016 20:54. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20160727194000-sara-saudkova-3.jpg

 

Reviso, manipulo, miro fijamente

las historias que contienen

esas fotografías que he acumulado

en los últimos meses.

 

Una rutina o evasión o un simple

ejercicio como inspector de vidas

ajenas, calles desiertas o rebosando

soledades, construcciones,

o nada más que buscarme

a mí mismo dentro de lo

efímero.

 

¿Espacios y gestos que me cautivan

o los ritmos y la cruda autoridad

del capitalismo urbano?

 

Mi dudosa pertenencia.

Tangentes, secantes: tránsitos.

¿Qué desvelar desde ahí?

 

 

Fotografía: Sára Saudkova

 

 

 

27/07/2016 19:40. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20160725112409-sara-saudkova-5.jpg

 

¿Qué será de nuestra túnica aterciopelada

cuando las aves expresen una multitud

de próspera germinación?

 

¿Cómo se conservarán incandescentes

las ascuas y la mirada llena de espuma

y sal y un variable oleaje cuya luz

exacta nadie pudo determinar?

 

¿Acaso la arquitectura del deseo

se plegaría al visado de pasaportes?

 

¿Desandar el camino conduce a qué

lugar de residencia

y metamorfosis?

 

En este plano inmóvil, ¿qué imprevisto

acontecer nos transferirá la soberanía

de la mística cotidiana

y de la alimentación?

 

Con los cuerpos dañados que curan.

En la gramática latente del viaje.

 

¿Es el hueso blanco de la realidad

o el informe caprichoso emitido

por la plenitud?

 

 

Fotografía: Sára Saudkova

 

 

 

 

 

25/07/2016 11:24. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris