Facebook Twitter Google +1     Admin

ateo poeta

cachivaches, deseos, derivas y garabatos con los que darle un masaje a la vida, para que ésta nos recompense con creces // autodesplanifica [arroba] gmail [punto] com

Temas

Enlaces

Archivos

 

Se muestran los artículos pertenecientes a Septiembre de 2009.

Bailar sobre una baldosa

20090908000747-riechmann.jpg

El título de este libro de Jorge Riechmann aparecido el año pasado, tiene un título cautivador: Bailar sobre una baldosa. Una pista para ir resolviendo el enigma: sólo unos pocos, muy pocos, hacen del gozo de vivir un ejercicio de belleza, de reflexión sobre el mosaico que habitamos, y de alerta ante las señales de nuestra finitud ecológica. Voluntad de minoría, sí, pero también de agitación de mayorías. Riechmann juega a dos bandas. En una despliega toda una artillería de datos y citas sobre la actual catástrofe ecológica nunca antes experimentada en nuestro planeta (al menos, con la presencia de los homínidos). En paralelo nos muestra retazos de su biografía, aforismos de caminante, guijarros de ética, política y poética. Dice que persigue el sueño de Walter Benjamin de escribir un libro sólo con citas, pero no se resiste a darle su sentido a toda la enciclopédica recolección que hace de autores de todas las extracciones intelectuales posibles (desde la literatura hasta la sociología, la física, la neurología, etc.). Su empeño y desvelo tienen un enorme mérito. Y nos provee con una caja de herramientas cargada de sabiduría sosegada y de honestidad con sus propias convicciones en todos los órdenes de la vida. La vida, por delante de todo. Pero dentro de los límites de la naturaleza. Y la justicia y la utopía igualitaria como hilos de conexión entre todas las piezas de este collage. Para los adeptos, además, los ecos de Albert Camus o de René Char, rezumando por las cuatro esquinas. Para muestra, algunos botones:

 

“Lo que la poesía hace incesantemente es aproximar lo lejano, conectar lo desconectado, establecer vínculos que antes no existían. (…) El poeta no es un agente del orden. (…) Crear es descubrir nuevas metáforas.” (p.158)

 

“Hemos follado con diosas (que es lo que son todas y cada una de las mujeres durante un buen coito); y vamos a morir. Ante estos dos datos básicos de la existencia humana (mutatis mutandis para mujeres heterosexuales o varones homosexuales), todo lo demás palidece un poco.

 

Qué hermosa la etimología de follar: viene de la palabra latina follicare, respirar, jadear (derivada de follis, fuelle). De la misma raíz: holgar, holganza, huelga. Y de esta última la variante andaluza juerga.” (p. 388)

 

“Siempre habrá alguien a mi izquierda que me denuncie como derechista.” (p. 394)

 

“¿No convendría reparar en algo así como lo que -tentativamente- podríamos llamar acuerdo consigo mismo y con el cosmos? Esa especie de armonía, ¿no debería pesar mucho más que el aprecio o censura por nuestros méritos e iniciativas que recibamos por parte de la sociedad?

 

¿No deberían considerarse criterios decisivos de éxito o fracaso vital la veracidad con que uno vive su propia vida? ¿El grado en que contribuye a hacer mejor o peor la vida de la gente más cercana? ¿La felicidad subjetiva, el disfrute en la cotidianidad? (…) La pregunta decisiva es, a la postre: qué significa para mí vivir bien.” (p. 634)

 

 

 

poemas en blanco

20090922120111-madoz-20090921elpepucul-17.jpg

 

Tus dedos salados.

Tus dedos salados

que relamo.

Tónico para despertar.

Lo bebo.

Como bebo en tu pelo

lacio

e infructuoso.

Lo líquido no está ahí.

Está en tu boca

y en las palabras gaseosas

que salen de tu boca.

Que salen de tu boca sólida

como salen esas pompas

de jabón o de chicle

cuando me miras.

Como brota la espuma

salada.

Salada como tus uñas.

Salada como tus dedos

y tu mar de piel

que relamo.

Que relamo

en esta tierra interior.

En esta tierra

de agua dulce.

 

 

**

 

Me llenas.

Me llenas y me desbordo.

Me desbordo tanto

que me vacío.

Y me vacío

con vértigo

a no llenarme nunca más.

A no tener vértigo

nunca más.

Y con vértigo

a llenarte como me llenas.

Gota a gota.

Como te desbordas

sobre mí

gota a gota.

Y temes como temo yo

el precipicio.

A precipitarnos.

A llenarnos precipitadamente

hasta los labios.

Hasta los labios amoratados.

Los labios que no saben

cuánto hay dentro

que grita.

Que grita por salir.

Por llenarte

de nuevo.

Por llenarme

y quedar de nuevo

tan desnudos.

Como siempre.

 

 

 

22/09/2009 11:50. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris