Facebook Twitter Google +1     Admin

ateo poeta

cachivaches, deseos, derivas y garabatos con los que darle un masaje a la vida, para que ésta nos recompense con creces // autodesplanifica [arroba] gmail [punto] com

Temas

Enlaces

Archivos

 

Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2010.

cálculo de las turbulencias

20101213170946-dsc-0115-copia-600x903.jpg

 

En los meandros que investigo, y si la luz

de soslayo o transida me reclama.

 

Esa fina vara de equilibrio que se comba y regresa

a su centro,

después de ponerlo todo en entredicho.

 

En pie, en vela no. ¿Cuánta vida por delante?

¿Y cómo sostener el escrutinio?

 

Apostilla tras apostilla ese tosco pavimentar.

 

 

13/12/2010 17:09. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

las once y un minuto

20101214123414-manray.jpg

 

¡Me sufragas con tanto amor supremo, soberbio,

pan de leña, besos distraídos, extinción de fronteras

en lo que toca de tu piel a la mía!

 

Que hasta las orquídeas parecen inmortales

y nuestra voluntad y deseos se trenzan

sin remedio ni solución de continuidad,

ajenos a las órdenes, dueños de su insólita

naturaleza.

 

Ni las firmes placas tectónicas ni la más

hambrienta de las bestias resistirían el embate

de tanta florida abundancia. Sin una pizca de ruido.

Con ese rozamiento que sólo oímos porque

lo anhelamos.

 

Estoy en tus filamentos. En tus borrascas y

anticiclones también. No puedo irme a ningún

otro lugar imaginario pues soy mis raíces

en ti. Y no se puede seccionar lo que es totalidad

excepto como espurio ejercicio matemático o

como el salto de pértiga o del esquiador que

contemplas con el aliento en vilo.

 

Me afirmas y me persuades, aspiro cada partícula

de tu polvo de estrellas, lo ignoto se presenta

menos envalentonado y nos brotan músculos

de la simple alegría. Veo que son las once y un minuto

de la mañana y me pregunto por qué casi todo

lo demás carece de sentido.

 

14/12/2010 12:34. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

Variaciones

20101214123457-mark-rothko-untitledyellow-red-and-blue.jpg

 

Cuando la niebla se disipó, no quedaba ninguna construcción en pie.

 

 

14/12/2010 12:34. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

trabajos verticales

20101216122943-corazon2.jpg

 

Pautas, series, bucles iterativos:

¿Apariencias vulgares u osadas revelaciones

del sueño?

 

Automóviles mal aparcados cuyo claxon suena

irritante. Teléfonos descolgados no menos

monocordes.

Oyes sin oír las peroratas de los locutores.

Sólo la música, a veces, amansa a tu fiera.

 

¿Qué orden se puede imprimir a una realidad

críptica, en la que todo se desbarata?

Incluso con rachas a favor, siempre nos seduce

el naufragio.

 

Como si todo consistiese, a partir de cierto punto,

en ir desdibujando cada línea, trazo, código,

mancha, pena, hálito,

hasta el principio del fin.

 

No voy a añorar nada. Lo fugaz y lo único, el guiño

y lo imprevisto, por definición, se desvanecen.

¿Cómo preservar una unidad en lo intangible

y etéreo, empero fértil?

 

Si no fuera por el camuflaje, por la desnuda sinceridad

con cada uno de esos interrogantes,

sucumbiría al abrazo mórbido

de quienes torturan sonrientes, en sigilo, cómplices.

 

Ruido y silencio. Caballos alados y producción en

cadena. Te di la rosa que sigo llevando

dentro.

 

 

16/12/2010 12:29. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

Deseo de ser punk

20101225180331-make-this-better.jpg

 

“Algunas cosas duelen y no se pasan. Tendrás treinta y cincuenta años, y una parte de ti seguirá estando triste por los días en que no pudiste ser la reina de una fiesta, o por otros motivos que ahora no sabemos. Y aunque tu novio de ese momento te abrace muy fuerte, notarás que tu pena sigue. Hay una parte donde nunca nos abrazan. Aunque nos quieran muchísimo. Esa parte está ahí, esa pena. Y nadie llega a tocarla nunca. (…) Necesitamos un sitio adonde ir. ¿Cuánto cuesta una casa vacía? Hay millones de casas vacías. Los adolescentes las necesitamos. Una casa para cada cien adolescentes y seguirían sobrando millones de ellas. O un local de los que se alquilan y llevan meses cerrados. Un sitio de todos y de nadie, donde no haya que pagar por estar ni consumir algo ni matricularse en un curso ni entregar un carnet. (…) Si un tipo empieza a contarme algo y me convence, sigo con él aunque su libro tenga quinientas páginas. Cuando lees, alguien está contigo contándote cosas. Y si ese alguien tiene actitud, o por lo menos intenta tenerla, le escuchas. No necesito que me cuenten cosas de ningún otro mundo. Nacer, morirse, la rabia, las cosas buenas, las putadas de este mundo son suficientes. (…) No nos convertiríamos en esos tipos con pinta de universitarios que había por todo el bar. Y además, ni falta que nos hacía. No quiero ser como ellos porque, si lo fuera, a lo mejor terminaba aceptando que esto no está tan mal. A veces es mejor que te empujen, que te pongan el collar de perro. Lo malo era que aunque nos convirtiésemos en otra cosa, daría igual, sería peor pero igual, empezaríamos a trabajar antes o nos iríamos a vivir a una casa okupa o a un pueblo abandonado, o dejaríamos la carrera a medias, o la terminaríamos y tendríamos un empleo de vender cosas por teléfono, o seríamos parados y paradas y deberíamos seguir en casa de nuestros padres aceptando trabajos de una semana o de un mes. Y si nos íbamos a una casa okupa, nos desalojarían y tendríamos que irnos a otra y luego a otra, y acabaríamos quemados, hartos, y ni siquiera seríamos capaces de llevar una cresta con púas para que nadie nos pasara la mano por la cabeza con compasión. (…) Para mí los mejores vídeos de todos son dos de los diez o doce que hay en la prisión de San Quentin. En uno [Johnny Cash] les canta a los presos el tema titulado justo así ’San Quentin’. Los presos están ahí delante, muy cerca, es un escenario que no es más que una pequeña tarima, mientras él va cantando cosas como ’San Quentin I hate every inch of you / San Quentin may you rot and burn in hell / may your walls fall and may I live to tell / San Quentin I hate every inch of you’. San Quentin, odio cada palmo de ti, San Quentin, ojalá te pudras y ardas en el infierno, ojalá tus paredes se vengan abajo y yo aún tenga vida para decir: San Quentin, odio cada palmo de ti. Supongo que me refiero a que una cosa son las canciones, que al fin y al cabo viven en el aire y se extinguen sin dejar huella, y otra cosa es cuando las canciones son verdad, no por lo que puedan ser, sino por lo que son, porque lo que él está diciendo en ese momento no le corresponde a él decirlo sino a esos tipos de película vestidos de azul grisáceo y que para nada son actores sino presos que, cuando Cash se vaya, van a seguir allí dentro durante montones de años.”

 

Belén Gopegui, Deseo de ser punk

 

 

Novela que invierte la lógica clásica de situar los momentos más intensos en el centro de la narración, para desplazarlos a los extremos. No obstante, la autora nos incita a meternos en la piel de una chica adolescente, reflexiva, crítica y con muchas ganas de salir de la normalidad y la alienación que percibe a su alrededor. Por medio de la música con sustancia, de valorar a las personas sinceras y comprometidas con otras personas, y de poner todo en cuarentena, podemos ver cómo germina un bello espíritu irreverente e insumiso. Hay mucha tristeza en el fondo, hastío, dolores sin digerir. A pesar de ello, también emergen destellos de luz, ganas de gritar y de vivir con dignidad, con compañerismo y sin alharacas su presente. En buena medida, hasta parece configurar cómo se van fraguando las ideas y sentimientos de una activista social, política o artística por despuntar. Un relato, en fin, verosímil y conmovedor, quizás con un exceso de referencias “culturales” y con menos aventuras de las que se pueden esperar al principio, pero con una prosa breve, fluida y en primera persona que facilita, en la lectura, vivenciar, o recrear en nuestro pasado adolescente, lo mismo sobre lo que medita la protagonista de la historia.

 

Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris