Facebook Twitter Google +1     Admin

ateo poeta

cachivaches, deseos, derivas y garabatos con los que darle un masaje a la vida, para que ésta nos recompense con creces // autodesplanifica [arroba] gmail [punto] com

Temas

Enlaces

Archivos

 

Se muestran los artículos pertenecientes a Mayo de 2011.

Assilah

20110501004251-azotea1.jpg

 

Abrupto, con sus últimos coletazos antes

de ser apaciguado por una luna poderosa,

el viento sin origen regala una belleza laxa

a las prendas tendidas en las azoteas encaladas,

recortadas asimétricamente sobre el mar.

Una muchacha de tez muy oscura y con una

larga melena de azabache ligera y ondulante

ha subido a retirar las banderas vacías de

cuerpos y las pinzas que las sujetaban al

milagro de esta guerra cotidiana. Sus gestos

resueltos y con la precisión que permite la

brusquedad de las ráfagas, dibujaban las

fuentes sombrías de una juventud pletórica

por debajo de cada pliegue del rosáceo

algodón. Al descubrir mi mirar ha vuelto

ataviada con un pañuelo, nada más, que apenas

disimula su encrespado rubor y prosigue

ufana, ciñendo sus brazos al cielo como

una enredadera que emana de su hogar

salobre. Impasible, en gratitud serena por el

archipiélago de astros y bullicio que me

arropa, con los labios sumergidos en ese

té mentolado y empalagoso que nos mimetiza,

la veo declinar como una golondrina

acompasa al poniente. Llaman a orar

desde varias mezquitas a la vez, corretean

jubilosos los niños entre las callejas sin

temor a las leyes espurias. Aún hay tendales

repletos de esa graciosa levedad y enfría

y oscurece entre farolillos naranjas. De un

horizonte de arena y fósiles vine al

refugio de esta vida abigarrada, siempre a la

sencillez costera que sonríe y huele a

vegetales festivos. Me sumerjo yo también,

fiel al ocaso rutinario, en las aguas acrisoladas

de una casa que sueña inmóvil y por eso se

presta al vuelo de la introspección. Es abril

y se afilan los pétalos cabalgando en lo sublime.

 


01/05/2011 00:39. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20110501010931-05hudson-manilla-fruit-salad-sundae.jpg

 

Recibo con el iris felino de las sombras

tus zalamerías.

Nada postergo. Toma las mías.

La mujer que llevo dentro eleva

su líquida oración y desvela.

Apenas sentí el relente del desierto

y el día recién nacido trinaba

despacio.

Los dedos que juegan y nos recorren,

nos restañan. Ahuyentan

la prematura erosión.

¡Cómo vibra el dátil del ojo

cuando invoca desde sus celosías!

 

 

20110501011552-danae-klimt.jpg

 

Por tus pupilas armónicas sé que deseas habitar una diáfana estancia, teñida de relámpagos y con la disposición a la luz estremecedora. Intuyo que admiras la maduración verdadera del espíritu ávido de cerezas y de nubes consteladas. En tus senos se erizan las leyes remotas y marítimas que silban a la libertad del aire imprevisto.

 

Saciaste tu sed en el pozo de los amantes subterráneos, mas nada nos anega para siempre. Atisbo las cometas fuera de la crisálida repentina. Fertilizo los geranios que frenan la electricidad estática irradiando lágrimas de presencia. Quiero que existas fiel a tus vigilias como los depredadores acechan en vilo, miméticos a la floración.

 

En las redes oníricas que se saturan de abundancia, te eriges en mi albaceas. Tus tirabuzones y áureas mechas penden sobre mi rostro perenne si ausculto tus pulsaciones. Eres la manzana que reina sobre las copas estivales. Tomo el tren que me da calma y lánguidos paisajes para alcanzar los confines del vidrio. No temo a la totalidad que luzca desde el candor de tus gestos.

 

Porque el espacio puntilloso se ondula y resucita, es necesario amar el frágil crecimiento. Acercar las voluntades insurrectas. A la gravitación le sobran arneses. A las palabras de canela les damos el aliño de la erupción instada. En tu corazón oigo el rumor agitado de lo inefable sin pesadumbre, cántico de orfebre.

 


01/05/2011 01:14. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

piedra, papel y tijeras

20110501012629-saudeka-sara-002.jpg

 

Cada día dispones

las piedras

de una manera distinta,

formando nidos,

senderos,

círculos,

montoncitos,

dándoles la vida

que seguro tenían

en su lecho.

 

Y en descifrar

sus mensajes

y la belleza que despiden

sus vetas,

me paso las horas,

contando las horas

que faltan

hasta que vuelvas

a jugar conmigo.

 

***

 

 

Si no fuera por

estos papeles refugio,

papeles presagio,

papeles por tierra incógnita,

papeles aviones,

papeles ilegibles e

incorregibles,

papeles nube y

papeles alma de árbol,

papeles siempre

disponibles

para escribirnos con

tinta de cerezas,

para dotarnos de alas

y casas de reposo,

para reír y llorar

(a veces, de alegría),

para desalambrar y

para darle rienda suelta

a lo muy encadenado...

otro gallo

nos cantaría

(y bailaríamos igual).

 

***

 

 

No hay tijeras en

el mundo que

puedan cortar el hilo

de palabras

aire,

de palabras que

vuelven,

de palabras en la

lengua que solo

saben,

de palabras para

nada en concreto

y para ti

en particular.

 

 

 

01/05/2011 01:26. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20110511204516-180105-496692117646-211195257646-6208326-3954818-n.jpg

 

 

El tiempo todo lo cura, dicen.

Pero no dicen cómo

ni si es peor el remedio:

olvido a propósito o por defecto,

cauterización,

mañana, todos muertos.

 

¿Y quién cura al tiempo, quién cuida

del tiempo precioso

donde sucede la verdad?

 

***

 

 

Del tiempo que olvida

y arrasa

no quiero crédito.

 

Prefiero invertir

en la esencia,

en el alma,

en el oscuro pronóstico

y en el avieso

presente.

 

Ya no tengo prisa

por crecer,

mejor que no, ahora

que transcurra todo lento

pero infinitamente

intenso,

bello

y deslumbrante.

Y regalaré mis ojos

abiertos como platos,

mi júbilo barato,

prestaré, incluso, mis mejores

libros

a quien demuestre idéntica

avidez.

Todo sea

por el secreto pacto

que me prohíbe morir

en vida.

 

***

 

 

Resisto la obsolescencia.

Perduran las cicatrices, sí,

en el légamo

y en la memoria frágil.

 

Lo único cierto

es cada paso,

las ramas verdes resucitando

y de generosa penumbra.

Y su justa luz.

 

 

 

Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris