Facebook Twitter Google +1     Admin

ateo poeta

cachivaches, deseos, derivas y garabatos con los que darle un masaje a la vida, para que ésta nos recompense con creces // autodesplanifica [arroba] gmail [punto] com

Temas

Enlaces

Archivos

 

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2011.

20111002013844-lon66027.jpg

 

¿Qué gobierna

el dulce movimiento

de las medusas?

 

¿El mismo azar

que nos sumerge en la lucidez?

 

¿El mismo flujo salino

que nos alía?

 

¿Se puede cotejar

con la maduración

de los almendros?

 

¿Qué ausencia moral

nos proporciona

un gesto tan lúdico?

 

¿De qué armoniosa manera

se unen a las corrientes?

 

 

02/10/2011 01:38. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

los días van tan rápidos (un poema de Gonzalo Rojas)

20111002015003-reloj02.jpg

 

Los días van tan rápidos en la corriente oscura que toda salvación

se me reduce apenas a respirar profundo para que el aire dure

en mis pulmones

una semana más, los días van tan rápidos

al invisible océano que ya no tengo sangre donde nadar seguro

y me voy convirtiendo en un pescado más, con mis espinas.

 

Vuelvo a mi origen, voy hacia mi origen, no me espera

nadie allá, voy corriendo a la materna hondura

donde termina el hueso, me voy a mi semilla,

porque está escrito que esto se cumpla en las estrellas

y en el pobre gusano que soy, con mis semanas

y los meses gozosos que espero todavía.

 

Uno está aquí y no sabe que ya no está, dan ganas de reírse

de haber entrado en este juego delirante,

pero el espejo cruel te lo descifra un día

y palideces y haces como que no le crees,

como que no lo escuchas, mi hermano, y es tu propio sollozo

allá en el fondo.

 

Si eres mujer te pones la máscara más bella

para engañarte, si eres varón pones más duro

el esqueleto, pero por dentro es otra cosa,

y no hay nada, no hay nadie, sino tú mismo en esto:

así es que lo mejor es ver claro el peligro.

 

Estemos preparados. Quedémonos desnudos

con lo que somos, pero quememos, no pudramos

lo que somos. Ardamos. Respiremos

sin miedo. Despertemos a la gran realidad

de estar naciendo ahora, y en la última hora.

 

Gonzalo Rojas, Materia de Testamento

 

02/10/2011 01:50. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

contra la muerte (un poema de Gonzalo Rojas)

20111002020048-mestre3bis.png

 

Me arranco las visiones y me arranco los ojos cada día que pasa.

No quiero ver ¡no puedo! Ver morir a los hombres cada día.

Prefiero ser de piedra, estar oscuro,

a soportar el asco de ablandarme por dentro y sonreír

a diestra y a siniestra con tal de prosperar en mi negocio.

 

No tengo otro negocio que estar aquí diciendo la verdad

en mitad de la calle y hacia todos los vientos:

la verdad de estar vivo, únicamente vivo,

con los pies en la tierra y el esqueleto libre en este mundo.

 

¿Qué sacamos con eso de saltar hasta el sol con nuestras máquinas

a la velocidad del pensamiento, demonios: qué sacamos

con volar más allá del infinito

si seguimos muriendo sin esperanza alguna de vivir

fuera del tiempo oscuro?

 

Dios no me sirve. Nadie me sirve para anda.

Pero respiro, y como, y hasta duermo

pensando que me faltan unos diez o veinte años para irme

de bruces, como todos, a dormir en dos metros de cemento allá abajo.

 

No lloro, no me lloro. Todo ha de ser así como ha de ser,

pero no puedo ver cajones y cajones

pasar, pasar, pasar, pasar cada minuto

llenos de algo, rellenos de algo, no puedo ver

todavía caliente la sangre en los cajones.

 

Toco esta rosa, beso sus pétalos, adoro

la vida, no me canso de amar a las mujeres: me alimento

de abrir el mundo en ellas. Pero todo es inútil,

porque yo mismo soy una cabeza inútil

lista para cortar, por no entender qué es eso

de esperar otro mundo de este mundo.

 

Me hablan de Dios o me hablan de la Historia. Me río

de ir a buscar tan lejos la explicación del hambre

que me devora, el hambre de vivir como el sol

en la gracia del aire, eternamente.

 

Gonzalo Rojas, Materia de Testamento

 

Ilustración: Juan Carlos Mestre

02/10/2011 02:00. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

20111003120119-par206275.jpg

 

Las mañanas luminosas y tibias

del primer otoño, los romeros fragantes,

la chiquillada riendo sin discreción

entre los árboles pálidos, muchas horas

de pensamientos verticales porque lo

abstracto volvió del reposo, la fortuna

de la piel tersa, intuida y vislumbrada

como indiferente al cambio de estación.

 

 

03/10/2011 12:01. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20111005105108-lon82959.jpg

 

Ya no me interrogo sobre el destino

de mi escritura, mi verbo nupcial, copulativo,

de ultramar. La respuesta es geológica,

está en el seno de mi volcán blanco,

protesta sulfurosa, exhala su hambre

de cuerpos vírgenes, remueve tus átomos

de lasciva memoria. Escribo desesperado

como si el próximo naipe fuera a aniquilar

la partida. O con los élitros de aquella

sintaxis dulce y espongiforme adherida

a las derrotas de la infancia. Quiero dar a luz

la materia que alimenta, pero ya sólo necesito

desentrañar el níveo amor de las vetas

áridas, la textura alentadora, la fidelidad

a mi arsenal natatorio. Sólo en su destello

me concedo permiso de residencia,

sobrevivo a los accidentes, tiemblo.

 

05/10/2011 10:51. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

(un poema de Roberto Juarroz)

20111005105917-lon15726.jpg

 

El fondo de las cosas no es la vida o la muerte.

Me lo prueban

el aire que se descalza en los pájaros,

un tejado de ausencias que acomoda el silencio

y esta mirada mía que se da vuelta en el fondo,

como todas las cosas que se dan vuelta cuando acaban.

 

Y también me lo prueba

mi niñez que era pan

anterior a la harina,

mi niñez que sabía

que hay humos que descienden,

voces con las que nadie habla,

papeles donde el hombre está inmóvil.

 

El fondo de las cosas no es la muerte o la vida.

El fondo es otra cosa

que alguna vez sale a la orilla.

 

Roberto Juarroz, Poesía vertical

 

 

05/10/2011 10:59. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

20111010233121-2019845308615.jpg

 

Aunque en el mar de Alborán,

te imagino augusta entre los fiordos noruegos,

besas con el opio en la saliva

y los unicornios verdes en las pupilas satíricas,

flor del cactus, aguadora del desierto,

diáfana,

saeta,

atalaya

en loor de las ecuaciones orientales,

 

te doy coba, azuzo tus satélites en previsión

de los dragados, mimo tus pechos,

siembro tu vulva de sauces cristalinos,

-esto es vida, me persuado-

el mensajero maratoniano te urge

al boca a boca,

a la libertad atómica,

 

mujer con sintaxis de hélices, con trigonometría

 

excelente para puentes y caminos,

cuerpo espongiforme y alma trufada de arabescos

que no admite traducción,

-amatista, perpleja turgencia de la sandía que

sorbo- he sido esbelto

y nimbo junto a tu especie,

he obviado mis fractales

porque la melodía incomprensible del orgasmo

y porque las ballenas de amor a la deriva

 

ruedan y ruedan como una brújula o un péndulo

del sentido, de lo que huye

y, no obstante, augura, y ahí

boreal y enigma púrpura

y pradera y rocío

y navegación a vela

y emboscadura y resurrección

nos hemos disipado.

 

 

10/10/2011 23:31. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20111010233840-par262768.jpg

 

Descender a las cumbres

submarinas, al silencio turquesa

del lenguaje que adoptan los peces tigre,

los peces inquietos y avizor,

lo insondable, el oxígeno indescifrable, el espejo

del espejo, el plasma y la placenta, el gesto del

hombre buzo, el mejor amigo de los moluscos

y crustáceos,

y no hallar la filosofía del tesoro,

la metafísica de la profundidad,

la esencia de lo que fluye,

la soberanía del ser en lo inmenso,

superviviente, depredador, sorprendido

entre las raspas y cadáveres,

sumergido bajo los motores de los barquitos

y las lanchas y el esquiador acuático fracasando

con sus acrobacias, dejando una estela nívea de fracaso,

nada puede envidiar el albor rotundo

 

de la luna preñada sobre la superficie del agua negra,

 

espejeando su refracción,

pariendo luz,

erupcionando vernácula,

mineralizando los intersticios. África en su sangría

a sólo unas brazadas.

 

 

10/10/2011 23:38. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20111010234304-arroyo.jpg

 

A toda etapa de expansión

le sucede otra de contracción.

 

En ambas el suelo se resquebraja,

avanzan las raíces del tiempo,

aunque las alas

o la niebla

doblan mi cuello

en la dirección de la luz.

 

A renglón seguido acontece

la desorientación deslumbrada.

Porque no sé si voy

hacia la onda de seno prominente

o si me succiona el letargo del útero

 

o si permanezco inmóvil

al filo de la grieta.

 

Entonces se hacen un ovillo

los sentimientos, las agujas del reloj,

las suturas de la memoria.

 

Entonces sé que estoy a punto

de desenmadejarlo

como se descifra al instante el aleteo

pueril de la mariposa efímera,

como efímera es

esa misma y bella certeza.

 

 

 

10/10/2011 23:43. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

II-20 (un poema de Roberto Juarroz)

20111010234626-par130475.jpg

 

A veces comprendemos algo

entre la noche y la noche.

Nos vemos de pronto parados debajo de una torre

tan fina como el signo del adiós

y nos pesa sobre todo desconocer si lo que no sabemos

es adónde ir o adónde regresar.

Nos duele la forma más íntima del tiempo:

el secreto de no amar lo que amamos.

 

Una oscura prisa,

un contagio de ala

nos alumbra una ausencia desmedidamente nuestra.

Comprendemos entonces

que hay sitios sin luz, ni oscuridad, ni mediaciones,

espacios libres

donde podríamos no estar ausentes.

 

Roberto Juarroz, Tercera Poesía Vertical (1965)

 

 

 

10/10/2011 23:46. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

20111013132654-piedras-espuma.jpg

 

Queda un vacío enorme

y minúsculo al que presto toda

mi atención.

 

No hallo más palabras sentidas,

masticadas,

reverberantes,

que las procedentes del vacío.

 

¿Por qué buscaba en la superficie moral

y pulida un sentido al vacío

si en su seno estaba ya todo dicho?

 

¿Por qué alguien puede erigir un imperio

de vacío, con qué rigor, bajo qué amenazas

a quien se acerca a su orilla?

 

Desde un mirador el paisaje, emocionado,

siempre está lleno y vacío.

 

13/10/2011 13:24. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

II-26 (otro poema de Roberto Juarroz)

20111013133318-out-of-nowhere-by-rikki-kasso-2.jpg

 

Dónde hallar una piel para cubrir las cosas,

la epidermis diestramente sensible

a través de la cual puedan ellas sentirnos.

La piel que nos permita

recorrerlas de veras,

encontrar su calor olvidado,

tatuar sobre su espuma seca

una pasión de esmalte no tan súbito,

un amor más conciso,

un alfabeto con menos historia,

un pasaje que no cuente el día.

 

Esa piel de las cosas

la he hallado hoy en mis dedos,

pero mañana bajará del aire.

 

Roberto Juarroz, Tercera Poesía Vertical (1965)

 

 

13/10/2011 13:33. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

20111019161804-3335685480-27c88a301f-b.jpg

 

Aún no está todo descalabrado. Quedan algunos

parques a la intemperie, oasis urbanos que

refractan la voracidad y el estruendo de las

máquinas a motor, árboles tímidos, senderos

que serpentean, flores nuevas para olvidar

lo viejo. Me interno en el más próximo a media

mañana, cuando apenas asoman paseantes,

con los equipos de jardinería afanados, la hierba

recortada como una cabeza acariciable, el agua

de las fuentes-ballena, el riego por aspersión,

los grifos robados. Cada paso me parece irreal,

la luminosidad me ciega, las sombras atraviesan

mi piel. Quería escabullirme de ese dolor que ya

dura mucho, de ese gusano de alfileres que no

ceja en su insidioso reptar. Atisbar mi voz,

responder. ¿Quién me habita? ¿Qué me habita?

No puede ser sólo ese dolor nebuloso, una

ausencia. Yo que contenía un mundo propio,

una algarabía, en mi corazón. No puede ser,

necesito aire, aromas, deseos. Huele a albahaca,

grita la chavalada en el recreo, hoy que estaban

en huelga las escuelas públicas, que no llueve

en Madrid, que las mujeres hermosas siguen

su camino. Hoy que la geometría y el léxico

no aciertan a besarse, y todo se toma una tregua,

una tregua más, antes de su cierto azul.

 

 

 

19/10/2011 16:18. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20111019162049-bicifagernes.jpg

 

¿Me olvidaré también de que es preciso suicidarse

en cuanto empiece a olvidarlo todo?

 

¿Alguien se acordará de ayudarme

con esa ingrata faena?

 

 

19/10/2011 16:20. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20111022144125-img-montvd-556-650x395.jpg

 

Qué fácil es fingir.

(Amar el teatro, el arte de vivir, adaptación

del disfraz, seducción.)

 

Qué difícil es fingir.

(Desdeñar lo superfluo, nadar con brío, tender

puentes desde la angustia de la isla.)

 

Qué difícil es fingir que no hay fingimiento

posible (en el enigma de nuestro ser).

 

 

22/10/2011 14:41. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

41 (un poema de Roberto Juarroz)

20111023200341-marta-rebon-ferran-mateo-habana.jpg

 

Sacudir el cuerpo como lo haría un animal,

pero quitándose de encima mucho más que el animal:

el polvo que deja el pensamiento,

las rigideces que enrolan a la muerte,

las manchas del amor y de las lluvias sucias

que caen de las cornisas

y también de un cielo turbio, envenenado.

 

Y quitarse de encima los andrajos del tiempo,

las contraseñas de los cuartos grises,

los moretones de la dicha,

los restos pegajosos del banquete,

las macabras serpentinas del dolor.

 

Y en un día de calculados estremecimientos

quitarse uno de encima hasta su sombra,

hasta eso que llamamos uno mismo,

hasta esos roces que llamamos los otros.

 

Y otro día sacudirse de encima

la eternidad desfigurada de la vida,

como si fuera otra capa de polvo.

 

Roberto Juarroz, Novena poesía vertical (1987)

 

Fotografía: Marta Rebón

 

23/10/2011 20:03. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

70 (otro poema de Roberto Juarroz)

20111023202016-carlos-perez-1.jpg

 

Dejar de fabricar estas cosas u otras

y fabricar en cambio más espacio

para agregar al que ya existe.

 

Más espacio para lo que está detrás de las cosas,

para lo que se agazapa en el amor o la mueca,

para lo que se cae sin nadie hacia el pasado,

para lo que se hunde como se hunden los muertos.

 

Crear más espacio para nuestros misterios

y nuestros deslumbramientos,

para desituar lo situado,

para lo que extraviamos entre un día y una noche,

para enmarcar los tiempos mudos,

para aquello que siempre arrastramos en sordina,

para lo que no empieza aquí ni acaba aquí

pero tiene su nombre aquí,

para los pensamientos deshojados,

para las palabras que sólo pueden estar solas,

como huérfanas desprendidas

del asilo protector del lenguaje.

 

Y llegar a crear más espacio

para que todo sea nada más que intervalo,

sin necesidad de ningún acto previo

y ningún desenlace,

intervalo ensanchado más allá de la obra,

hasta hallar la textura cabalmente homogénea

de un intervalo entre intervalos.

 

Roberto Juarroz, Décima poesía vertical (1987)

 

Fotografía: Carlos Pérez

 

23/10/2011 20:20. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

20111024163730-nyc90190.jpg



 

Una porción de silencio

cunde como un copioso banquete.

 

En la sonrisa está la salvación.

 

Antes o después se despejará el aire

de toda ausencia, de lo amargo,

de las cometas que caen en picado.

 

Una música dulce crepita en los quicios.

 

 

24/10/2011 16:37. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20111024165616-mestre2bis.png

 

Alzarse hasta una cota elevada

para alejar la violencia del amor.

 

Desde el promontorio sin alma

arrojar las cenizas de lo que no seré

ni por mor del azar.

 

En su siesta, los pájaros de las sombras.

Es el turno de quienes vuelven

al umbral del tiempo,

raudos e instintivos, sorteando

la lluvia y la transparencia.

 

Difuminado el proyecto, derogada

la pátina de la concurrencia,

abstraído de lo inefable,

 

aglutino la historia a cubierto

del follaje caduco.

 

 Ilustración: Juan Carlos Mestre

 

24/10/2011 16:56. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20111025115800-297153-241090209268665-100001030631601-735012-6648689-n.jpg

 

Usurpar la belleza

allí donde se encuentre.

 

Mendigarla, rebuscar

entre los escombros

si la necesidad apremia.

 

Preguntar a las prostitutas

después de atravesar el humo.

Robarles a los niños

sus travesuras, sus metáforas ingeniosas

y salir corriendo a esconderme.

 

Poner el mundo patas arriba

y ascender al árbol, a la copa del árbol,

al pájaro incansable y a la luz que emborracha.

 

Vagar y levantar las lajas

y trabar amistad con las hormigas.

 

Desconfiar de todos los discursos

que no te nombran.

 

Practicar con disciplina los ejercicios

matutinos de la abstención.

 

Auscultar sin disimulo todos los ojos

que sueñan mis sueños.

 

Poco importa que la belleza a menudo sea

un simple señuelo de sí misma.

 

 

20111028122112-man-ray-tumblr-lqj12pizw61qdy7vgo1-500.jpg

 

Tanto deambulan los espectros

como los cuerpos de carne y hueso

intentando atisbar sin éxito su propia

imagen, en un espejo tras otro,

sin reconocerse idénticos ni una sola vez.

 

Ni una manzana solemne,

ni mi vestimenta de camuflaje,

ni la lluvia con su pericia declinante

padecen semejantes distorsiones

 

hasta que me interrogo: ¿quién es ese

que muerde la fruta providencial?

¿qué vacío o que multitud se agolpa

para cubrir mi desnuda naturaleza?

¿qué importan el ángulo o el escalofrío

húmedo si la piel del alma

es sólo porosidad?

 

 

Fotografía: Man Ray

 

28/10/2011 12:21. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20111028123613-js-art-005.jpg

 

Si se lograse medir,

el peso atómico del amor se demostraría

equivalente al del dolor.

 

Aunque por usos y costumbres aparentan

el trasvase mutuo de sus masas,

sería más preciso afirmar que comparten

surcos y estrías como los hemisferios

de una nuez imaginaria dentro

de una misma cáscara real.

 

Más aún, se podría estimar con una elevada

probabilidad estadística que ni se repelen

ni se neutralizan sino que moran

entrelazados como siameses involuntarios

o, por utilizar otro didáctico símil,

que danzan armoniosos como patinadores

sobre el hielo, siempre afanados

en evitar el accidente.

 

Injustamente se le atribuye al amor

la culpabilidad del dolor y a éste

la insaciable persecución del otro,

pero ninguno debería comparecer a solas

ante un tribunal sin resentimiento.

 

Fotografía: Sturges

 

28/10/2011 12:36. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris