Facebook Twitter Google +1     Admin

ateo poeta

cachivaches, deseos, derivas y garabatos con los que darle un masaje a la vida, para que ésta nos recompense con creces // autodesplanifica [arroba] gmail [punto] com

Temas

Enlaces

Archivos

 

Se muestran los artículos pertenecientes a Julio de 2012.

20120702023824-berlin.jpg

 

 

Hoy es mi cumpleaños.

El número 42, en cardinal.

Soy consciente y el día es luminoso.

Estas fechas tan señaladas siempre me generan

un cierto extrañamiento.

Como si un individuo muy serio te parase en la calle

y dijese en misión oficial: recuerda, es tu turno.

 

Pero sé que la vida es solo inercia

y ahí enfrente las aguas espejean la inercia

y yo sólo estoy en Berlín, leyendo en la ribera del Spree,

como si me hubiera refugiado aquí por inercia.

Y hay grúas y una chimenea blanca con su humo blanco

al fondo a mi derecha y la hierba mullida de color esmeralda.

Y la gente pasea muy cerca de mí con sus idiomas distantes.

Se acaricia, se descalza, ama sus cervezas.

 

Si creyera en la ciencia estadística, 42 años me sugerirían

un ecuador, una breve encrucijada, otro callejón estrecho.

Lo único cierto, empero, es que siempre andamos

a la orilla del abismo.

Que escribimos para interrumpir lo inevitable

y escuchar a los animales.

 

Es un domingo inusitado

para estas latitudes. El verano es corto.

La temperatura suave, lindando lo sublime.

Pasa una canoa.

Un gorrión merodea alrededor de mis pies.

Casi cae de su bicicleta uno de esos niños rubios.

Es posible que se fijen más en mis rasgos latinos

que en el número 69 inscrito en mi camiseta.

Unos jóvenes teutones se burlan de un hombre rumano

o turco que recicla botellas.

No verán el partido de fútbol porque su selección ha sido

eliminada y sus bancos seguirán cobrando nuestras deudas.

Parecen felices con su frívolo bienestar.

Por qué luchar.

Para qué seguir viviendo.

No sé si llegarán a preguntárselo.

 

También son lujos

mis alegres extravíos.

Sonreír, inaugurar un mes cálido, tomar algunas frutas

del racimo de la plenitud.

 

Cada 5 minutos circula uno de esos trenes incombustibles

cruzando el puente en forma de media luna.

A mi espalda una pareja se entretiene jugando al ping-pong.

Se cumple la tarde, hay menos afluencia

y tal vez el amor sea enfermizo y necesario como una medicina.

Lo que no acepto es un canon

para lo leve, para lo magro.

La claridad se adivina cuando se deshilacha tanta violencia,

todo lo absurdo y lo superfluo.

 

Dónde estarán ahora mis hijos floridos.

Cómo descubrirán este mundo trucado, el artero ajedrez.

Son delgados y anhelarán como esponjas.

Yo no tengo frío y para qué la nostalgia.

Todo porvenir es mejor.

Mejor zambullirse en la dicha ensortijada.

Mejor rendirse a los automatismos de lo que nos deslumbra.

Mejor erguirse con ternura, como se baila.

 

Ahí están las trayectorias circulares, la crin de las olas

donde se sumerge la voz.

Los abrazos ciegos.

Vienen a mí como perfume y abrigo, a celebrar

la excepción, lo vulnerable,

este azaroso equilibrio.

Anochece.

Puede llover, respiro más humedad.

Tengo hambre de luz, as usual.

 

Fotografía: Miguel Martínez

02/07/2012 02:38. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

Respiración, un poema de Vicente Gallego

20120702211231-jacob-aue-sobol.jpg

 

Respiración, primicia

de la vida intangible, vigor hondo

que pellizcas la piel y la conmueves,

suero de la pureza, liana clara

por la que baja a ciegas

el hombre de su abismo y se acalora

en este rico valle de los vientos.

 

Te haces ritmo en la ola, en la montaña

pulmón grande y tranquilo,

porque todo lo envuelve la cadencia

con que a compás avivas este mundo,

fuelle de la verdad.

 

Respiración desnuda,

tú que veías el sueño con la hoja

de tu leal espada,

cúranos las heridas del cansancio,

enciende nuestro amor con tu jadeo,

y cuando prenda el fuego, la iracundia,

refresca, dama sabia,

la cabeza tozuda, tú que eres

corola del sosiego,

condensación del bien,

decir del corazón.

 

Vicente Gallego, Mundo dentro del claro (2012)

 

Fotografía: Jacob Aue Sobol

 

 

 

02/07/2012 21:12. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

20120703000027-525875-196129560514444-970393232-n.jpg

 

Que se hilvana áurea en lo invisible.

Que tiende a desmigar las secuencias aparte.

 

Tu mano cálida bautizando mi mejilla.

 

un poema de Antonio F. Rodríguez Esteban

20120703010843-marc-riboud.jpg


me siento aire, dice
ya virado a penumbra, a leve cosa, argamasa
leve de realidad
en lentitud la lengua arroja
virutas del decir
contrafuerte y nunca de quien mira
-para sostener el aún en su nervio vivo, brasa
aunque del fuego no-

se sabe: madura de alegría el fruto oblicuo

interrupción sísmica
en el siendo apenas de las cosas
nada queda o crecen líquenes

manan adverbiales
en hilo espectro

cunde en hueso nana lobo
sabor apenas

se sabe: dulzura aquieta mundo

de la madera, dices, no esperar sino secreto
arrullo de la voz, nervadura
negra de lo vivo
negra madera madre

se sabe: lo percusivo salva, ritmo
basáltico despierta afectos:

un aliento, una imagen: la ternura
exacta de la carne o esta vida
exacta de luz y adentro

lo escrito en el árbol único
sin temblor
sin tacto
sin esplendor geométrico al dictado

me siento aire, dice
y una sonrisa le abre el rostro
en lento enjambre o barro lento
donde apenas desmesura

dulce lumbre ahí

donde apenas

 

Antonio Francisco Rodríguez Esteban

 

Fotografía: Marc Ribaud

 

 

 

03/07/2012 01:08. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

20120704013045-henri-cartier-bresson-2.jpg

 

Depredando, en suma, las filigranas de un aire tibio.

Iconos menos iguales caen vencidos por el ojo que crea.

 

Al considerar los afectos mudos: qué nombres los revisten.

 

 

Fotografía: Henri Cartier-Bresson

 

 

04/07/2012 01:30. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20120705131646-radiohead-thom-yorke-theanswerisnomotherfuckers-thumbnail.jpeg

 

Hasta encontrarme, frente a frente,

con todas las metáforas de la lucidez.

 

El viaje no tiene otro fin:

desprenderme de lo sólido, no lastrar

la regla.

 

(Hallar, de nuevo,

la justa proporción.)

 

 

05/07/2012 13:16. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20120705132030-cintiamassafra4.jpg

 

Oblicuamente mengua la purpúrea ley cenital.

Adquiere existencia un linaje obsequioso.

 

Me incitaste a la preclara visión

del contrapunto y a cometer el beso.

 

Fotografía: Cintiamassafra

 

05/07/2012 13:20. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20120705161722-tumblr-m4fotafekh1qjo8xko1-1280.jpg

 

Aunque suscita consenso general

su avance imperturbable, del tronco

del tiempo pretendemos extirpar

virutas insólitas de sentido, fragmentos

leves que germinen en la pared

austera del precipicio.

 

Desgajamos el espejismo pálido

de lo finito: reuniones involuntarias

para paliar el imperio de los helechos

y de los objetos pequeños. Nada

augura que un dispositivo salvavidas

marque la contradanza.

 

 

05/07/2012 16:17. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20120708122644-tumblr-m4dukfjrmy1qz6f9yo1-250.jpg

 

¿Qué es un día feliz?

 

¿Será uno de libélulas y de ventanas abiertas?

¿Uno en el que los edificios mantengan

su ángulo recto y no haya que pagar por nada?

 

Tal vez un día en el que no falten las raciones

de ternura, la brisa surtiendo al rostro óptimo,

los polígonos infinitos del aleteo.

 

O uno donde conjurar el tedio y la exactitud de

lo lacerante. Donde suspender en el aire frío

los terrones salados de la ansiedad.

 

Uno sentado y plácido junto al agua, aspirando

el vapor de agua, al cobijo de tu sombra húmeda

y de tus gestos alegres como ave del paraíso.

 

Uno donde perseguir tus mechones dorados

por las vetas y los intersticios. Un día de dulces

piñones, con el gas de la transparencia, en

actitud circunfleja, en tu hombro vernáculo.

 

Un sábado o un domingo reunido con el perfume

de tu deseo, libando flores antes de su defunción.

Un día libre y esclareciendo los secretos del

taxidermista. O uno como oasis sin pronombres

ni prejuicios ni sentencias absolutorias ni

sentimientos de culpa.

 

Un día bronceado con el disfraz plateado del

silencio, una situación anómala y voluntaria

para recibir tu ambrosía a tragos. Un día

liminar, el nadir, un oso blanco confundido con

la nieve blanca y con un cielo que duele.

 

 

08/07/2012 12:26. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20120710091913-tumblr-lz08v1rmum1qzpnn0o1-500.jpg

 

Me aferro a tu abismo

y nunca caigo lejos de ti.

 

10/07/2012 09:19. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20120711083651-henri-cartier-bresson-3.jpg

 

Te respiro aquí.

No tardes.

 

 

Fotografía: Henri Cartier-Bresson

 

11/07/2012 08:36. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20120711142005-tumblr-m3np3jztqm1qja9fro1-250.jpg

 

Bailábamos

repletos de perversiones

(trazándolas en la esfera de lo posible).

 

 

20120717011627-17-astankowski2.jpg

 

A veces pasan tres o cuatro días sin vernos

y entonces experimento el nado de espalda,

cotejo los documentos apócrifos con sus

originales emuladores y el oftalmólogo

dilata mis pupilas de rumiante con un colirio

artificial.

 

A lo largo de tres o cuatro días hay entidades

nada metafísicas que son capaces de contemplar

la inmensidad, relamer helados en invierno y

abrazar la espuma cósmica del papel amarillo

para leer entre líneas.

 

En el transcurso de tres o cuatro días nos podemos

barnizar y sustraer y afinar en el extravío como

se aprecian el fruto y la raíz, como al músculo

le inspira el movimiento, como la lengua prologa

a la fecunda palabra.

 

Tres o cuatro días pueden azorar al letargo y

poblar la corpulencia aleatoria, hacer que sucedan

el iris turquesa y la piel en vilo, el caballo precursor

y la huelga por excelencia, el robusto silogismo

y la carta de los antónimos.

 

Por una módica inconclusión, en ese lapso de tiempo

se cosecha la piromanía y la añoranza de eternidad,

se suturan las fisuras en un hemisferio del alma,

silbas tu himno de mapamundi y tiende a elevarse

nuestro peso atómico neto.

 

Ilustración: Anton Stankowski


12/07/2012 12:19. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

Zureos divisando Avenida Rivadavia

20120714134831-almagro-1.jpg

 

Hasta la planta décimosegunda

de este mirador lánguido

sobre la abigarrada ciudad porteña

vienen las palomas a exigir

la simpatía de quienes habitamos

en el aire sin obviar el vértigo

de las alturas, la gravedad y caída

necesaria de los conceptos

todoterreno, la equivocación

virtuosa y el frío añil que se

dispersa entre los cuerpos

encogidos.

 

Por una suerte de resurrección

buscamos el pan fragante

del día que se esmera y nos

tutoriza, auscultamos las

edificaciones por si se cimbrean

y vierten su perfil enhiesto

sobre el hormigueo de la vida,

y la dulce novedad del acento

de cada traslación, la motilidad

fina de quienes ensayan

lo opaco y lo translúcido,

sabernos engullidos por

sus bocanadas.

 

Mi apetito de contraluz incesante

participa en la serenidad

de la crepitación, sale a perderse

entre los aromas furtivos

de calles sin nombre porque

era justa otra constelación

histórica, porque la claridad

del ser discurre sinuosa tal que

enredadera, y el humo negro

de los colectivos tiñe la

esperanza insólita de hallar

los baobabs y los rinocerontes

en esta latitud.

 

Fotografía: Miguel Martínez

 

14/07/2012 13:47. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

dos poemas de Felipe Benítez Reyes

20120715163941-eduardo-urculo-equipaje-japones-1999.jpg

 

El poema

 

Tan extraño

como llegar a una ciudad

y ver cómo la luz

inventa esa ciudad de la que nunca

has logrado salir.

 

**

 

Acuarelas

 

Qué rápido.

                  Adiós.

                            El tiempo

qué rápido va,

                      dejando

rastros de bestia herida por la nieve.

 

 

Felipe Benítez Reyes, El equipaje abierto (1996)

 

Ilustración: Eduardo Úrculo

 

 

15/07/2012 16:39. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

20120715175530-mestre3.jpg

 

Después de deambular y empaparme de lo extraño,

de trazar rutas innecesarias sólo para contemplar

el latido de la vida y miradas que me miran, abro

el periódico Página 12, dicen que ya oficialista,

y emerge la foto de Videla esposado, el dictador

(nunca ex-dictador para quien redacta la noticia)

y sus acólitos sanguinarios que rinden cuentas

en un tribunal por el asesinato de un dirigente

montonero.

 

En las librerías al raso del Parque Rivadavia de

este sábado gélido de mis antípodas, me doy

de bruces con "Interrupciones 2" de Juan Gelman

y busco un lugar donde leerlo, donde los pálidos

rayos de sol me recuerden a julio, donde recrearme

a la vez con esos pibes que juegan al fútbol bajo

las insignias de "lucha" y "paz" que orlan el busto

agigantado de Bolívar:

 

"qué hicieron de aquel día lleno de tigres suaves

como tu piel/ o nidos locos

donde temblaban tus telitas"

 

o también (sin dejar de inquietarme sus barras

inclinadas, sus versos queriendo encadenarse):

 

"contra la muerte que llega contra

los sueños que soñamos/ volvemos a soñar/

atados a la ternura del agua

que manaba de vos/ es decir/

 

de libertad en libertad va tu cuerpo/

malherido de tiempo/ riachuelito

que no se secó la angustia/ fresco/ alto/"

 

En el mismo periódico relatan que, ayer, miles o

decenas de miles recorrieron las calles de Madrid,

que clamaban contra las últimas medidas infligidas

por el gobierno contra los más, como si fuesen

semejantes formas de la gangrena, del desierto,

de esa sádica administración de la miseria que

solivianta mis instintos, que erupciona siempre

en mis exilios.

 

Sería muy cómodo recurrir a la equivalencia

entre dictaduras militares y económicas, entre

esquirlas de tantas modalidades de la violencia,

si no hubiera que hacer balance de los quebrantos,

del dolor macerado, de la inflación de máscaras

y adverbios con que se encubre tanto oprobio

sin contención y nos achica la dulzura de la

mañana.

 

En realidad, ya no sé si esto es un poema o un

poema político o si sólo me refugié en mi

silencio para invocar tus besos de pueblo, tu

limón de besos, para aprenderte de memoria

porque estás en ese Madrid bullicioso y yo

sumergido en este invierno bonaerense, tomando

un respiro, anhelando, cerrando heridas:

 

"Quien se limita a contemplar no tiene hambre, no se acuerda de sí, de sus raíces, ha olvidado a su madre, se limita a buscar información. Le pasó lo más terrible: no desea.

 

El deseo es necesidad de cambiar lo contemplado para mezclarse, darse."

 

Ilustración: Juan Carlos Mestre

 

 

 

15/07/2012 17:55. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

Súplica de la vida, un poema de Macedonio Fenández

20120715234706-nazario-luque-2.jpg

 

Luz de la vida

engañadora

voluble oleaje de la existencia

con brisa amarga

o embriagadora

henchiendo el seno de somnolencia

de un siglo nuevo

a la ribera

cruel o sonriente ¿quién lo supiera?

el alma frágil

nos has traído

sobre la cresta de una quimera.

 

Los otros vasos

si quieres llévalos.

De la celeste pasión la copa

hasta los bordes

tan sólo déjanos,

y en el engaño de los engaños

mecidas siempre

de un sueño único

juntas, doquiera

y hasta la playa del suspiro único

estas dos almas

llévanos. Sea.

 

Macedonio Fernández, Manera de una psique sin cuerpo (1901)

 

Ilustración: Nazario Luque

 

 

 

15/07/2012 23:47. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

un poema de Víktor Gómez

20120717011531-anton-17-stankowski5.jpg

 

ceniza y viento

las ranas enmudecen

 

el sol caído

 

han sembrado mi hambre

las horas del saqueo 

 

Víktor Gómez Valentinos, Trazas del calígrafo zurdo, II (2012)

 

Ilustración: Anton Stankowski

 


17/07/2012 01:10. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

un poema de Idea Vilariño

20120719172347-arte.jpg

 

Uno vive

con los muertos

que están ahí

con los sufrientes vive

y con los despojados

y con los presos

vive.

 

 

Idea Vilariño, Vuelo ciego (2004)

 

 

 

19/07/2012 17:23. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

un poema de Paula Varela

20120727025324-luego2.png

 

Hay un ministro
que se lamenta por la tragedia,
lo rodean
otras figuras de cera.

Todos parecen humanos.
La voz se oye quebrada,
pronuncia frases preciosas.

Cualquiera podría creerle.

 

 

Paula Varela (http://mundosentidos.blogspot.com.ar/)

 

Ilustración: Luego (http://luegoestudio.es/)

 

27/07/2012 02:53. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

20120727051958-tumblr-m467xuqwrr1qa2qxto1-1280.png

 

Se me acumulan las tareas.

Llegan una tras otra, en cadena,

sin que se les haya cursado

invitación alguna a esta fiesta.

 

A las más insistentes y extrovertidas

les cuelgo, por desidia,

las etiquetas de "trabajo", "muy

importante" y "por hacer".

 

A pesar del ajustado nudo de esas sogas,

permanecen siempre a flote

gracias a algún extraño mecanismo

de supervivencia.

 

Hay otras tareas que se presentan

con alambicados señuelos:

"necesitas ir al médico", "debes

comprar víveres", "venga usted

el día d a la hora h" y "no se olvide

de abonar sus facturas".

 

Por muy sencillas y convenientes

que resulten para ocupar

el tiempo ocioso, al final del día

uno se queda con el alma a cuadros,

como una marioneta cuyos hilos

mueven a su antojo unos dioses

de vacaciones.

 

En fin, también las hay no menos

insidiosas aunque murmullen

sus cuitas en tono de confesión:

"soy una perla de tu niñez", "dame

más amor", "por qué se afligen

los caballos de viento".

 

A estas últimas obligaciones me

aplico con tesón y procuro que no

les falte alimento. No obstante, gruñen

y protestan y hasta invaden mi cama

robándome el sueño cual gato

panza arriba. Nunca se dan por

satisfechas así que, a menudo, me inclino

por taparme los oídos.

 

Todavía me pregunto por qué no

se agolpan con la misma fruición

playas tropicales, lúcidas locuras

y hedonistas devociones

de toda índole.

 

Más preguntas, un poema de Juan Gelman

20120728000528-382541-10151136849246833-19052774-n.jpg

 

nuestro amor es sencillo/

tiene un plumero de fuego en la mano/

no hay cosa más sencilla que un plumero de fuego/

tiene el mango con rabia y limpia las telarañas del sur/

 

sacude el tiempo sobre líricos griegos

que llenaban con vino copas y tazas hasta el borde/

para olvidar dolores entre luciérnaga y luciérnaga/

penas y todo lo que es independiente de la voluntad/

qué pájaros ésos

 

que dejaron sus plumas en el plumero que le pasás al infinito/

a las ventanas que fingen reír/

a los hombres que sudan en la noche

porque están enseñando a su esqueleto el oficio de esperar/

 

¿y si los sustantivos estuvieran equivocados?/

¿si la palabra esqueleto no fuera un esqueleto?

¿si el esqueleto fuera un perfume o música que va a la fiesta

abriéndose en una esquina del sur?/

 

¿si el esqueleto frente a frente fuera un árbol?/

¿tuviera en una hojita la cara de los compañeros?/

¿en otra hojita los compañeros combatiendo de nuevo?/

¿los compañeros descansando en sombras de donde van a volver?/

 

te pienso/amor/porque pensar es amarte/

cuando volás por el aire lleno de hombres y mujeres

que cuidan el sur/

le arrancan malayerbas/

para que brillen los ojos del cielo/

 

todavía conozco los hechos de tu vientrre/

vos tenés un plumero en la mano/

limpiás los días y el amor/

y la palabra libertad/

 

 

Juan Gelman, Los poemas de José Galván (1988)

 

 

Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris