Facebook Twitter Google +1     Admin

ateo poeta

cachivaches, deseos, derivas y garabatos con los que darle un masaje a la vida, para que ésta nos recompense con creces // autodesplanifica [arroba] gmail [punto] com

Temas

Enlaces

Archivos

 

Se muestran los artículos pertenecientes a Junio de 2012.

20120601112522-aleka.jpg

 

Despierto a la luz de esas naranjas

que me recomendaste orladas con

una miel negra de brezo, y huele a

mañana fresca de mayo, a rosas

lejanas, a tu presencia curva en

la memoria.

 

Con tantas fisuras en el iris maduro

ya no soy pesimista ni optimista,

aunque te invoco con la fidelidad

del presente, esperando las notas

de pimienta en la golosina de tus

besos anhelados.

 

Eres como el agua nueva en estado

impredecible, me surtes de la alegría

pectoral y del nado salino, de la elipsis

insomne por los coletazos de un

deseo añil. Estás en la metáfora,

vienes como un puente levadizo.

¿Bailas?

 

Ilustración: Aleka

 

 

01/06/2012 11:25. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20120601162933-alvin-lustig.jpg

 

¿Cuál es el color de este día maniatado

donde la herida insta a sus registros

sumarios, cuál el disfraz?

 

Y si el lenguaje no es el antídoto,

¿qué brizna, qué vínculo sereno, qué puede augurar

la donación impecable?

 

De unos conflictos voy a otros. No hay refugio perpetuo,

es el precio de la urdimbre. Todo lo más:

modular la exquisita caída.

 

Ilustración: Alvin Lustig

 

01/06/2012 16:29. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

un poema de Clara Janés

20120601165243-sarah-moon-face-465x600.gif

 

Podrías haber roto con todo,
haber salido al campo
y sembrado la tierra,
pero te has encerrado
a cavar
en la tierra del cerebro y
te has quedado blanco
como una raíz.
Tu frente ha levantado
un muro,
y tus ojos se han agrandado
hasta que tu pupila
ha logrado captar
el más etéreo pliegue del misterio.

Clara Janés, Poesía erótica y amorosa (2010)

 

Fotografía: Sarah Moon

 


01/06/2012 16:52. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

tres poemas de Itzíar Mínguez

20120605132146-daniel-mordzinski-roberto-juarroz.jpg

 

Te has quedado dormido

Con la cabeza apoyada

Sobre la luz en ruinas

 

Has soñado que todo

Era un sueño

Y al despertar has tenido la sensación

De seguir soñando

 

Es el dolor lo que te devuelve a

La realidad

 

Miras la herida de tu mano

No tiene buena pinta

Pero es hermosa

Como todas la grietas de la carne

 

Y la observas

Con excesivo prurito profesional

Pero sin intención de hacer nada

 

**

 

Desde que la luz te permite ver

No te has atrevido a mirar

 

¿Qué temes encontrar?

 

Tal vez la huella del tiempo

O tal vez lo contrario

Que el tiempo no haya dejado huella

 

 

**

 

No sabes a quién llamar

Pero quieres decir que has llegado bien

 

Coges tu teléfono móvil

 

Esto es precioso

Es todo luz

Y silencio

Echo un poco de menos el barullo

La contaminación

Chocar con otros hombres o mujeres

Y no pedir disculpas

Absortos como vamos en nuestra propia prisa

No se parece a nada este lugar

Es extraño pensar que procedo de aquí

Que mi sangre corre por estas venas de luz

 

Eso te hubiera gustado decir

Que este lugar lo tiene todo

Excepto cobertura

 

 

Itzíar Mínguez Arnáiz, Luz en ruinas (2007)

 

Fotografía: Daniel Mordzinski

 

 

05/06/2012 13:21. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

20120606003606-edouard-boubat-remi-ecoutant-la-mer.jpg

 

Durante muchos años callé y callé

sucesivamente aunque siempre era

la misma penumbra fangosa

la que me instaba a la evasión,

a la elipsis protectora, a mirar lo

más lejos posible.

 

Cuando comencé a remover el lodo,

a quebrar la superficie cristalina

del niño pez y escurridizo, a nadie

parecían agradarle las salpicaduras,

mis denuncias, mi astral falta de

resignación.

 

Recuerdo la liturgia de los golpes

y esos místicos instantes en los que

podía adivinar su trayectoria

injusta e infalible.

También su efecto

anestésico: cada vez dolían menos,

me confundía con el enjambre,

me sumergía en un destello dorado

donde las lágrimas se iban, a su modo,

deshidratando.

 

Aquello se alejó y yo me alejé

de aquello como si me engulliesen

los refugios imaginarios,

la ley de los corales,

el timbre de las libélulas,

la carpintería y el extremo oriente,

la diletancia y

el apreciado azafrán,

las pupilas de los rebeldes,

el incienso del sosiego.

 

El huraño molusco se entregó

a mudar de coraza,

al peine de las olas y

a ubicar el planisferio,

pero reaccionaba lento,

con vidriosa perplejidad,

como la tardía flor,

celoso, al fin,

de sus sombras animadas.

Y hablaba con las aves

y con los autores muertos

de libros insólitos, y hablaba

porque necesitaba hablar

largo y tendido, redundar,

expulsar los sapos y las piedras

carbónicas, morder el viento

y conformarme

con aquella luz austera.

 

Y hablaba aunque sabía

que nunca era suficiente,

que ese rumor nunca pierde

su turno.

 

Fotografía: Edouard Boubat

 

 

06/06/2012 00:36. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20120607105655-aleka2.jpg


A la espalda de la noche
me apoyo
y cuajan en mi rostro
el relente
y las gotas de azahar
que busco
mientras te evoco
y bebo tu recuerdo frío,
turgente, febril,
tu intermitencia,
pues nada compite
con la brisa dejada
por tus caballos,
con el abanico
de tus sombras vivas,
nada
pues amo sólo
al ojo que escancia
lo dulce,
al mirar dentro
de la carne y del hueso,
al aceite
que unge y amarga
el sabor del vacío,
fingida divinidad
de lo azul
en crecimiento,
limones que brotan
de las fuentes
a resguardo,
y vienes de lejos
al amanecer de mi lengua
porque nunca
te has ido.


Ilustración: Aleka


07/06/2012 10:56. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20120608153114-juan-francisco-casas-5419.jpg

 

Encima de tu hombro

terso recala

un sueño de lentitud,

confiado,

sol que sonrosa

la línea tangencial

y llama

al pecho feliz,

al pecho aceituna,

amamanta

la luz de las carencias,

pespunta las costuras

del disfraz

adulto y en vilo,

alisa

la superficie,

me arrastras los dedos

como a un pecio

hasta las aguas

de hierbabuena,

y gimes sin dolor

recibiendo

el ungüento mínimo,

contraes

la bella tez,

migra el tiempo,

nos olvidamos

de la distancia y la nieve,

y gimes otras veces

hasta llenar el vaso,

y muerdo más

tu pan tierno,

en la vigilia, en tu cintura

te rodea

mi pensamiento,

y regresamos

a la latitud desimantada

y a la posición

horizontal.

 

Ilustración: Juan Francisco Casas

 

 

 

08/06/2012 15:31. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20120609174313-aleka3-bis.jpg

 

Al escuchar los gritos

de pánico alegre

que vienen de esa especie

de tiovivo,

del vértigo de ese pináculo

u obelisco, simple caída libre

en la que entrenan

su miedo al placer

o su placer en el miedo,

parque de atracciones

con aromas glaseados,

ausencia

de verdaderas albercas,

omisión

de las acacias floridas,

esplendorosas ruinas

decorativas,

aullidos

como lechuzas,

escamas de la juventud...

te oigo en mí,

vuelvo a oírte

repercutiendo,

vaporosa, como

cantas

tu certeza,

como el ascenso oblicuo

o la desaparición,

como el diente

en el pecho perdido,

como el gemido

de alegre pánico

y amapolas

y cúrcuma

y el universo estremecido,

y me entretengo

con la memoria salada

de esos restos

de goce

y aspiro toda la luz

que has estado agitando.

 

Ilustración: Aleka

 

 

 

09/06/2012 17:38. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20120609184326-bruno-bozon.jpg

 

Estoy desnudo

en el catre,

rodeado de telas,

espejos

y descosidos,

la luz respingona

del alba

ha entrado dulce,

erizando

la fantasía, los residuos

de la vida

que se diluye,

el cielo pronostica

un azul absoluto,

cuarenta grados o más,

sólo me queda

la caricia de tu voz,

como una pluma,

de todo lo que hablamos,

es tan aciaga

la telefonía,

prefiero una piragua,

la soledad

de las galaxias,

escribirte versos

como hojas de otoño

y ácidos

lisérgicos,

contemplar lo que

no eres, tu esplendor

indeleble

en todos los gestos,

mi mundo cartón-piedra,

mi no mundo,

lo único

subterráneo

que te puedo ofrecer,

escribirte y tatuarte,

amar el ferrocarril,

añorar

con júbilo

la sed de tus piernas

blancas como cisnes,

perder

y perder el rumbo,

y perder el miedo

y perder el lastre

del futuro,

y provocar serenamente

la colisión,

la mecha,

el jugo de las cerezas,

los insólitos

afectos.

 

Fotografía: Bruno Bozon

 

 

09/06/2012 18:43. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

un poema de Juan Carlos Mestre

20120610125902-mestre2.jpg

 

En la vida de un hombre siempre hay una mañana para la calamidad,
una mañana regida por las multiplicaciones del símbolo y la idolatría órfica de la perduración.
En la vida de un hombre hay almacenes llenos de objetos y maderas con insectos,
hay tensos mundos artificiales y canales por los que discurre la sangre hasta los vasos,
hay fósforo y sonido del delirio del fósforo,
la respiración de un tigre y la mano del desobediente cortada,
hay calor entre un semejante y otro y hay destrucción
porque existe en ellos la proximidad y el imán que la ahuyenta.
En la vida de un hombre hay zapatos usados por un padre,
hay profusas noches que luego nos darán temor, hay cuerpos de adivina,
cuerpos por primera vez, espantosos labios con rencor, la voz que nos conoce
y se queda ahí mirándonos como una res moribunda en el estanque helado.
En la vida de un hombre lo que tiene importancia y lo que no tiene importancia,
lo que se resiste a desaparecer, la aparición de una ciudad, el cansancio de los viajeros,
lo que favorece la ambición y lo que elogia la idea de abstenerse,
la duda moral de una vida solitaria, el descargo de multiplicarse en otros.



Juan Carlos Mestre, La tumba de Keats (1999)


Ilustración: Juan Carlos Mestre

10/06/2012 12:55. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

20120610181014-andrew-o-hara.jpg

 

¿Qué lances silbarán

al sumergirse

en las orillas de la memoria?

 

¿Por qué ofuscarlas

con la cimentación

de lo inmediato, con la media

voz, siempre

traducida?

 

Mientras se desprenden

los ramilletes

que te cubren, mientras

la intención del jazmín

que exhalas,

y la gramática mesetaria

y el nado

a contracorriente,

o el delirio

en su equipaje

y tu viático a fondo

perdido...

habrá noción

del tiempo y la presencia.

 

Fotografía: Andrew O'Hara

 

 

20120612001845-tumblr-m2qp4r6zp11qzwe7eo1-500.jpg

 

Eres un filón plateado

para mis sueños africanos,

te emancipas

de lo incoloro y absorbes

mis dosis metafísicas

sin prescripción médica,

sufragas

los premios de lotería

que me tocan sin jugar,

cometen un error

los haces boreales

al alejarse de tus senos,

nada se cae

de tus manos invisibles

y yo lo recojo todo,

por si acaso,

como antorchas que

giran en el aire,

hueles a malvas

cuando no estás, y estás

cuando las flores mueren

de belleza en la palma

de mis manos,

no reconozco

la deuda ni la mediación

por las ironías de la vida,

pero sé que los casquetes

polares tienden

a la fricción como tú y

yo y cualquiera

con el ajuar del nómada,

por eso pronuncias

un coro de aromáticas

hierbas, añades

la sal justa, combates

la insensatez

y barruntas cuánto

amor puede albergar

una era geológica,

eres la inminencia

de lo superlativo,

la tormenta que reposa

sobre la arena,

la telúrica angustia

que sonríe cuando

echo raíces y levamos

anclas,

nado, por ende,

hacia tus exóticos

prodigios.

 

12/06/2012 00:18. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20120613221345-joseph-cornell.jpeg

 

De las túnicas jaspeadas

de la verde Europa

nos desprendemos

como un botón que cuelga

de un mínimo hilo.

 

Ya no quedan más subterfugios:

hay que extraer la espina albar,

erradicar el peso

que la empuja en la llaga,

acelerar la putrefacción

que coloniza

el germen. Y dar estribos

a quienes moran

en los umbrales.

 

Los prestidigitadores de la usura

con su disfraz ecuménico.

Los especialistas universitarios

en programar

delicadísimos banquetes

carroñeros.

La sintaxis de renglones torcidos

que disparaban certeramente

al mundo tullido y blanco de

los conceptos universales.

 

¿En qué títeres sin cabeza

nos habéis convertido?

 

Ilustración: Joseph Cornell

 

13/06/2012 22:13. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20120616172452-eugine-mariano-vargas.jpg

 

Hieren estos verbos

acerados, las guirnaldas

que mutilan

lo oscuro, el alfil

que atraviesa las casillas

del silencio,

me hiere tu pensamiento

como una espiga

indomeñable, coto

de la incubación, arúspice

del número primo,

veo a tantas criaturas

en ti, sumas

alas y futuros,

blandes el rojo seno

que llama a mi boca,

incluso los días laborables,

no sé cómo nombrar

lo que prolifera

y nos une, mi multitud,

mi cuenca mineral,

el ángulo declinante

del amor necesario,

esa nómada

exactitud de nube,

nada puede zozobrar

más,

incurrimos en un atlas,

desaparezco

en tu beso salvaje

y frondoso, detonas

la urgencia, el hielo,

lo infértil,

hay una ciudad en la que

podemos habitar,

cuya moneda es el

resuello de los elefantes,

hay ausencias

que significan luz

e invocación, estrías

en el suelo que cuidan

el equilibrio azaroso,

texturas

perecederas, tu sabor

también, tu jardín

que esparce puntos

suspensivos,

amamantas eso leve

que me da

tu abismo.

 

Fotografía: Mariano Vargas

 

 

16/06/2012 17:24. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20120617184959-edouard-boubat.jpg

 

Te sueño transfigurada

en el envés

de las esencias, impaciente

por que la flexibilidad

de tus pasos de tango

corte la sed de mis dedos,

mujer más nocturna

que las flores del desierto,

adicción

a tus tobillos jónicos

y a su ascendencia,

como si tu mirar

oriental

o el aliño cobrizo

en que estoy inmerso

cifrasen las coordenadas

del relámpago,

baten las olas contra

las paredes

de esa hipnosis,

de cuclillas recojo

tus mieles, suenas

al timbre de la bicicleta

sin rozamiento,

son vigorosos

tus disfraces que aireas

con esmero y sudas,

mientras te muerdo la luz

pierdo el apetito

pero te atragantas en mi

paladar,

ahí se disipa

el pánico al vacío,

el interés y la crematística,

tú vives

del algodón y acaparas

múltiples beneficios,

sopas rojas, ajonjolí,

la llave del laberinto,

mi aliciente

por recomponer todas

las piezas imposibles

en tu vientre

de sol.

 

Fotografía: Edouard Boubat

 

 

 

17/06/2012 18:50. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20120618135929-cintiamassafra3.jpg

 

Contigo me sobra

el tiempo, se vuelve dócil,

animal doméstico,

meteorológica predicción

que se desvanece

entre las tinieblas del alma,

hago muescas contigo

en el tronco añejo

del tiempo, qué más le da

nuestra agonía,

nuestra ciencia humilde

porque no sabemos cómo,

nuestra escuela de calor,

la ansiedad por

querernos a dentelladas,

por desgranarnos, quiénes

somos ahora,

qué ingeniería primitiva

nos mantiene a flote,

contigo quemo

las naves, izo

la bandera perentoria

del hedonismo,

espero con calma

tu extremaunción,

no deseo que sea cierto,

todo es sagrado y eléctrico

pero nuestra fe

es torpe, ávida, cree

sólo en el sexo civil

y en la destilación,

contigo soy un instrumento

de cuerda, qué bien

me afinas, soy un pez

lejano que sueña contigo

mientras se sumerge en ti,

tú eres ligera y llueves

en lo ignoto,

cuánto color, cuántas

frases subordinadas, qué

milagrosa inercia nos

mantiene a flote.

 

Fotografía: Cintia Massafra

 

 

18/06/2012 13:59. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20120619014510-philip-lorca-dicorcia002.jpg

 

Mientras la mayoría

coreaba a sus ídolos

del balompié, alguien

gemía de placer

y sus perennes orgasmos

inundaban las calles

abigarradas. Después

lloviznó y la noche

remolona de junio

se limpió de tantas

sustancias tóxicas

en suspensión. Me

asomé al alféizar

de nuevo y volvían

alborotados los chavales

foráneos

que se alojan

en el hostal de enfrente.

Por el móvil

hablamos un rato

de nuestras cotidianas

fantasías y de

minucias y de deseos

y de la calidez

de este ocaso.

Te conté que no

podía apartar la mirada

de un piso próximo

donde una mujer

se paseaba distraída

y se cambiaba de ropa,

consultaba con su espejo

y siempre sus cortinas

descorridas.

Y tus risas lejanas

me sabían

dulces y tiernas,

y las luces naranjas

eran el sosiego

y ya no pude trabajar

mucho más

pero bebí un poco

de tus recuerdos,

tomé la pastilla

y enseguida surtió

sus efectos.

 

Fotografía: Philip Lorca

 

 

19/06/2012 01:45. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20120619114746-nazario-luque-4.jpg

 

Sé que las palabras no pueden erigirse

en un canto de sirenas, no pueden ondear

huérfanas y descarnadas, no sustituyen

ni atisban las conjeturas de la piel erizada,

la síntesis fugaz que promete el beso turbio,

poco dicen de la infinita ternura subyacente

y apenas se articulan llanas y prístinas en lo álgido

del éxtasis abrasador, en el arrebatado cuerpo

sometido al instante oscuro bajo sus párpados.

 

Ilustración: Nazario Luque

 

19/06/2012 11:47. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

dos poemas de Ana Vega

20120620100326-sonia-marpez.png

 

establecer en la cotidianidad de lo más íntimo, cercano

la rebeldía del animal herido

instaurar en la realidad un nuevo concepto

de vida desde las uñas hasta los dientes

 

(…)

 

la oscuridad lo invadió todo, un cuerpo permaneció en pie

junto a otro cuerpo, vieron la salvación en ese instante en que

la vida vence a la muerte por un segundo cuando uno alcanza a

empujar con cierta violencia una parte de su anatomía sobre el

otro. quizá vinculación sagrada o unión que paraliza el mundo

pero por un escaso margen de tiempo nunca el suficiente jamás

capaz de vencer la muerte tan sólo de paralizar su avance por

el choque inevitable de un golpe extremo de belleza algo que

sólo un cuerpo puede lograr frente a otro cuerpo

 

 

Ana Vega, Herrumbre (2012)

 

Fotografía: Sonia Marpez

 

20/06/2012 10:03. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

20120620222210-nazario-luque-1.jpg

 

Sucedes

como fragmentos

de libertad y armonía

o rododendros.

 

Aunque albaceas,

tienes afán

de éxodo y de regaliz.

 

Si aguacero,

me adhiero a tu

estirpe.

Danzas casi inefable.

 

A la tristeza limpia

arrumbar

en el fondo del armario.

Prodigio

del zafarrancho.

No combate.

 

Hasta qué grieta

tus vicisitudes,

mis avatares,

las pupilas dilatadas

o qué lenta extracción

del devenir.

 

Erótica secuencia.

Si me reflejaras el hueso,

si embriagaras al hueso.

Sería mora.

 

Sucedes al raso.

Contener

siempre la sed

de la intemperie.

 

Ilustración: Nazario Luque

 

20/06/2012 22:22. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20120623202039-walter-sanders.jpg

 

Ahora entiendo por qué tanta aflicción

se aplaca con onzas de chocolate negro

y helados de licor y pistacho, por qué no

es posible mencionar la palabra futuro

sin que brote la sangre culpable de los labios

y tiemblen la clorofila y el espantapájaros.

 

La garganta sedienta y la voz rota abdican

de sus responsabilidades. El amor se extiende

como una metástasis hasta topar con lo

perplejo y la moral. Hay intérpretes de los

movimientos pendulares y el ardor dactilar

que ignoran el calibre adecuado, la mesura,

el fiel de una oxidada balanza donde se agazapa

un tahúr subjetivo.

 

Es incomprensible que desee envolverte con

un manto de estrellas y, a la vez, se rinda

mi respiración en el fondo deslumbrante del

océano voluntario. Huye el ciervo hacia su

lecho mentolado cuando descubre la mirada

furtiva. Quién desea las úlceras de estómago

que suscitan las montañas rusas. Qué atlética

resistencia puede predecir el cortocircuito.

 

He luchado por desnudar la luz. He instruido

a mis vértebras y caderas con los violines y

méritos de las tuyas. He sacrificado el gélido

vacío con la cuchilla de tu visión sincera.

He escuchado la flauta del dolor. Bajo los aludes

de tus caricias albinas, hipnotizado por tu

pedalear lubricante frente a los alisios, en la

brevísima insignia que esbozabas en el aire,

he hallado el fulgor y un domicilio cárdeno.

 

Cómo aceptar, entonces, la periódica

caducidad, el peso pluma del vínculo, las

rendijas de sombra en el atisbo de la nieve.

Las leyes del azar determinarán qué vuelo

y qué jardines pueden beneficiarse de esa

materia sin raíz, dónde se obstinará, cuál

es su aliciente. Agitada brizna, donante que

conspira, humilde topología que declara

el armisticio, teje, ausculta, amasa y

celebra sin grandes alharacas.

 

Fotografía: Walter Sanders

 

 

 

23/06/2012 20:20. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20120623203402-nazario-luque-3.jpg

 

Existe entre nosotros algo mejor que un amor: una complicidad.

 

Marguerite Yourcenar

 

Ilustración: Nazario Luque

 

 

 

23/06/2012 20:34. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

un poema de Juan Carlos Mestre

20120623205400-cintiamassafra7.jpg

 

sé que la vigilia será larga y yo no tengo a dónde ir,

si al menos tú estuvieras viva en la desobediencia de quien no ha hecho ningún pacto

y yo pudiera acostarme a tu lado y no soñar que estoy contigo como un clavo hundido en la madera dormida,

si al menos cada huella fuese un signo, una claridad de algo allí donde pisaste, un hueco de mar al que arrojarme,

oh si al menos mi corazón rodase como una moneda hasta llegar a tu mano, hasta llegar junto a ti como el agua que lava tu ropa, el aire que respiras como luz que no tengo,

si al menos yo fuese el desconocido que volviera a encontrarte y no el que se despide y atraviesa sin mirar las calles y en ningún lugar fuera de ti encuentra ya refugio,

si al menos me escucharan los vendedores de flores y los guardias de tráfico, cerraran las pérgolas, se detuvieran los automóviles, nadie fuera ya a ninguna parte y todo se negara a existir hasta que tú volvieras,

hasta que tú amor del mundo derribaras los muros, entraras como un vendaval en los palacios, arrasaras con ternura las piedras

 

Juan Carlos Mestre, La tumba de Keats (1999)

 

Fotografía: Cintia Massafra

 


20120627020909-tumblr-m3dyddlyvj1r7y34so1-1280.jpg

 

Por encima de los algoritmos sagrados, de los nombres

falsos inscritos en las pirámides enterradas, por encima

 

de los tabúes que carcomen la simbiosis acéfala de la

cultura y la sumisión, a vuelapluma, ciñéndome al pecho

y al jardín de esencias delebles, replicando los ilógicos

acertijos que mencionan los grandes ideales, los honrados

discursos ambulantes, la lágrima del narcisismo, la quimera

del destino y del sacrificio, de la profecía y de la unidad no

menos que de la cópula,

 

                                           por encima si acatara esa misma

dimensión o al margen del margen del margen si en otra

página de la historia discontinua y falible de nuestras

guerras de manos,

 

                                 más allá del caracol, como zancada de

galgo, con la hospitalidad preventiva sin naufragar en

el bucle de quien ama el amor en lugar de girar en el aire

cuando sus embestidas, solo esos ojos inventarán

astros como ojos y peldaños reversibles que tan pronto

te conducen a lo sublime como a trastear en las mieles

de lo prohibido,

 

                             por encima o por detrás de los cuerpos

acariciados por la música con su voluntad ensortijada

y el néctar de la especie transpirando su fosforescencia,

obsequiando las gracias imprevisibles, merodeando por

la conciencia insomne de quien ha visto las flores muertas,

pasto de otras flores, lecho para las niñas alga y los

niños girasol, solo vamos hacia esas criaturas leves

sin adjetivación, huelgan las transacciones aunque haya

sedimentos, en el afán del juego la única ley es caer y

caer hasta aprender a caer mejor,

 

                                                          por encima o sin ánimo

de odiosas comparaciones discutamos qué es lo mejor

aquí y en estas circunstancias, cómo la ola engulle,

qué orfebrería tallará lo necesario y lo innecesario,

por qué la melodía del silencio embriaga, dónde se

asentará la vana esperanza y su perfil de juncos en los

humedales de agosto, si somos mejores que la tibia

mascota y el abrazo de la mecánica servidumbre,

cómo nos haremos cómplices de la luz.

 

27/06/2012 02:09. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

reflexiones sobre el amor en "La bola de cristal", un libro de Carlo Fabretti

20120627115410-juan-francisco-casas-gal36gr.jpg

 

“-¿Cómo se construye el mito (es decir, la ideología, el programa) del amor? Su base biológica es obvia: la libido, el orgasmo y la lactancia constituyen el trípode sobre el que se asienta. El apetito sexual es uno de los más fuertes, el orgasmo es el placer físico más intenso que nos es dado experimentar, y la lactancia nos hace dependientes durante mucho tiempo (a la vez que nos aboca al canibalismo simbólico). Las parejas se constituyen y se mantienen para satisfacer de forma regular y controlada el apetito sexual de los emparejados (que, al devorarse mutuamente, intentan recuperar la añorada beatitud de la infancia), así como para facilitar la supervivencia de la prole. Nada más lógico que “mitificar” (en el sentido literal de convertir en mito) ese vínculo tan útil para la estabilidad y el control de la sociedad. Y así, nuestra cultura nos repite sin cesar (mediante la educación, la literatura, la música, el arte, el cine...) que ese rapto vesánico, ese delirio tremendo que nos lleva a ver en otra persona el centro de nuestra existencia y la culminación de nuestras aspiraciones, es el más noble y elevado de los sentimientos; que encadenarnos es la más libre de las elecciones; que podemos y debemos “compartir la vida”, dejar de ser individuos para convertirnos en monstruos de dos cabezas y ocho extremidades, como los grotescos andróginos que imaginó un boxeador metido a filosofo.

 

Tener en lugar de ser: esa es la consigna de una sociedad esquizofrénica que ensalza la colaboración mientras fomenta la competencia. Tener muchas cosas en lugar de ser una persona. Tener una pareja en lugar de ser un individuo, dos individuos que se relacionan desde sus irreductibles, incompartibles y espléndidas unicidades...

 

Y ni siquiera los solteros escapamos a la contaminación conyugal, puesto que el matrimonio, la familia nuclear es la pauta inmensamente mayoritaria. Todos somos, cuando menos, fumadores pasivos del omnipresente humo parejil que ciega nuestros ojos, el denso humo tóxico que se produce al quemar los trapos sucios en la hoguera (pasional y ceremonial) del amor...

 

-Te has dejado una pata -me dijo F-. El del amor es un mito cuadrúpedo.

 

-¿Cuál es su cuarta pata?

 

-El miedo, obviamente. El hambre, el miedo y el sexo son los tres motores de la vida animal. (…) En primer lugar, el miedo a no conseguir, o a perderla una vez conseguida, la fuente de tanto plcer. Pero también el atávico miedo a la soledad de los mamíferos inmaduros y de los animales gregarios en general. No solo la soledad como falta de afecto o de placer, sino como situación de riesgo frente al hambre y frente a los enemigos... (…)

 

 

-¿Y qué es lo fundamental?

 

-Que el amor y la amistad, en nuestra cultura, siempre acaban (o empiezan) entrando en conflicto, como la religión y la ciencia (y por análogas razones), como el mito y la reflexión. (…)

 

-¿Y cuál es el alto precio que dijiste que pagaríamos por esa lección?

 

-Vergüenza y tristeza. La tristeza es comprender que vivimos en una sociedad atomizada (mejor dicho, moleculizada) en parejas, y que eso determina un entorno afectivo y relacional que no favorece en absoluto la amistad (es decir, la sinceridad) ni inter ni intramolecular. La vegüenza de no ser capaces de dejar de ser peces, peceras o ambas cosas a la vez (en el sentido más físico y literal, todos empezamos siendo peces en la pecera amniótica, y casi la mitad de las personas se convierten alguna vez en peceras ambulantes; pero como seres racionales que se supone que somos, deberíamos superar esa servidumbre biológica). Entrar en. Tener dentro. La pecera con un pez encapsulado (atrincherado y cautivo a la vez) es la célula de nuestra sociedad asimétrica, su metáfora y su metonimia, la bola de cristal que nos impide ver el futuro...

 

-¿Por qué asimétrica?

 

-Porque todos somos plenamente peces durante un tiempo, pero solo las mujeres pueden ser plenamente peceras. Lo de la envidia del pene es una nimiedad frente a la verdadera envidia del claustro. Esa es una de las causas de que la amistad entre un hombre y una mujer sea tan difícil (sobre todo para él). Hay muy pocos hombres capaces de ser realmente amigos de una mujer (sobre todo de la suya).”

 

 

Carlo Fabretti, La bola de cristal (2005)

 

Ilustración: Juan Francisco Casas

 

27/06/2012 11:54. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

un poema de Julio Mas Alcaraz

20120627123643-julio-bittencourt-2.jpg

 

 

Viajo para no oír
cómo disparan con sus rifles
a los árboles que se agitan.

Viajo para acariciar
los colmillos del zorro,
bañarme con las nutrias,
untar mi cuerpo de resina

y quitar el hedor a humano que impregna mis ropas
y olfatean las bestias de lejos.


Julio Mas Alcaraz, El niño que bebió agua de brújula (2011)

 

Fotografía: Julio Bittencourt

 

27/06/2012 12:36. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

20120627150648-joseph-cornell-2.jpeg

 

Lo volátil de la brizna,

la caducidad y el renacimiento,

los momentos para la melancolía

o para la llama y la dispersión:

 

hay tantas mutaciones

que nos cuesta comprender.

 

Ilustración: Jospeh Cornell

 

20120627150950-ara-guller.jpg

 

Seres de humo,

pendulares, libres hacia su derrota,

emancipándose

de la ceguera que los contiene.

 

Se quitan las máscaras,

a pulso de aire, como quien desnuda

a las palabras del deseo.

 

Id a ver el mar

que no descorazona.

 

Id a ver cómo crepitan

los labios sedientos, salados:

el norte del zahorí.

 

Fotografía: Ara Güller

 

 

27/06/2012 15:09. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20120629124003-henir-cartier-bresson.jpg

 

Nada se acaba:

ni el sentido último de las palabras,

ni la capacidad de nuestro cuerpo

para dar al mundo.

 

Cada huella reclama

una fidelidad inexacta, pero sincera

con la memoria de arena.

 

¿En qué dulzura ética

habrán hallado remanso los ecos

de un gesto amable e inconformista,

de una espalda erguida,

de la conciencia del dolor?

 

En la claridad de lo común

forjada en la edad implacable.

O en esperar, avizor,

otras respuestas al vuelo.

 

De un lugar a otro, lo que se cierra

puede perdurar y seguir cultivando

formas, alientos.

Ningún rencor permite

dirimir la maraña del horizonte.

 

Aullidos al alba,

es hora de insistir en la vida.

 

 

Fotografía: Henri Cartier-Bresson

 

 

 

29/06/2012 12:40. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20120629125539-balthus.png

 

y que el placer que juntos inventamos

sea otro signo de la libertad

 

Julio Cortázar

 

Ilustración: Balthus

 

20120630210833-526700-3350889563947-161901130-n.jpg

 

El lecho del río es espacioso,

caben todos tus besos postergados

y unas pocas horas de la mañana

ajenas a la obsolescencia.

 

¿Qué vientos acariciarán ahora

tus piernas, beberás zumo de naranja,

seguirás desnuda en tus sueños

bajo una sombrilla arcoiris?

 

Siempre me voy para empaparme

de ti, para tragar tu luz

y tu abundancia.

Con esas esquirlas, al compás,

me concedo el capricho helado

del instante.

 

Siempre vuelvo con la ebriedad

del extrañamiento,

con el peso liviano y la lentitud.

Hago pie en tu curso de agua.

Intento la flotación,

que se despliegue el silencio.

 

Como esas frambuesas delicadas

ahí delante, para mi boca.

 

 

30/06/2012 21:08. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris