Facebook Twitter Google +1     Admin

ateo poeta

cachivaches, deseos, derivas y garabatos con los que darle un masaje a la vida, para que ésta nos recompense con creces // autodesplanifica [arroba] gmail [punto] com

Temas

Enlaces

Archivos

 

Se muestran los artículos pertenecientes a Julio de 2013.

20130702145703-stankoabadic17.jpg

 

En aquellas ocasiones en que hablaban conmigo tan sólo con interrogaciones, me sentía incómodo, como un falso protagonista. ¿Quién definía los propósitos de las preguntas? ¿Por qué se exigía mi participación? A menudo podía pasar desapercibido, observando lo justo, degustando el fluir del tiempo y los detalles nimios del entorno. No sé si era una especie de regalo o casi una necesidad fisiológica, pero esos momentos de vida social, al menos, rompían con la rutina y el ensimismamiento. Lo peor sucedía con motivo de celebraciones, despedidas y otros eventos en los que arreciaban todas esas cuestiones convencionales sobre el trabajo, la familia, la hipoteca o las noticias de actualidad. Si no eran muy impertinentes, tendía a escabullirme detrás de una sonrisa o de respuestas cortas y esperables. ¿Para qué ir de extravagante? ¿Es que deberíamos ponernos a jugar a otra cosa en vez de representar la misma farsa de siempre? ¿Por eso descuidaba las amistades y apenas llamaba durante meses, por temor a ese espejo reiterativo y absurdo? Otras veces las conversaciones se cruzaban e interrumpían mutuamente, como si nadie tuviera interés en que alcanzasen alguna meta con sentido. Era desesperante pero, incluso ahí, lograba alejarme un poco del ruido gracias a algunas interjecciones de asentimiento o al mutismo que, probablemente, daba una imagen de mí bastante deplorable. Sólo el baile y la risa tonta me permitían evadirme de la cacofonía reinante. Es como cuando te quitas las gafas y todo alrededor continúa a su ritmo sin que nadie se percate de tu carencia de dioptrías.

 

 

Fotografía: Stanko Abadic

 


02/07/2013 14:57. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20130702150017-maria-mjollnir-1.jpg

 

No era una mentiroso,

sólo incurría en contradicciones.

 

 

Ilustración: Maria Mjöllnir

 

02/07/2013 15:00. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20130702151138-jean-loup-sieff-.jpg

 

Tengo un sueño.

Bebo vino.

Siempre hay música en mi cabeza.

Juego con unas niñas

y nos reímos mucho.

La brisa del crepúsculo

me refresca.

Deseo.

De una manera ambigua, indefinida,

pero sé que deseo.

Veo un jardín de flores

lilas y azuladas, parecen olas.

El carmín en los labios me atrae

por más que lo niegue.

Pienso en un mar en calma,

en tiempo para escribir.

Un tiempo precioso.

Ya no me duele nada y me alegro.

Tal vez es la ebriedad.

O el placebo de las palabras

clandestinas.

Deposito unas monedas

en la hucha de los secretos.

Me fijo en la ranura

tan simbólica.

Pero el contenido es muy

transparente, sin hablar apenas.

Ella me observa,

de todos modos.

El viaje onírico remite.

Me incorporo mas el rumor

de lo imaginado sigue conmigo,

no quiere perecer.

La vida continúa

con sus objetos sin voluntad

y con todos los demás seres

aleatorios.

 

 

Fotografía: Jean Loup Sieff

 

20130702154939-stankoabadic1.jpg

 

La belleza del ciclista

cuando maniobra

para conservar el equilibrio

hasta que el semáforo

se pone en verde.

 

Su danza

en la primera línea.

 

 

 

Fotografía: Stanko Abadic

 

02/07/2013 15:26. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20130702152852-tumblr-luqivxuhhr1qa80mso1-500.jpg

 

¿Quién puede contradecir a un beso?

 

 

02/07/2013 15:28. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20130702155149-juncos.jpg

 

El idioma se bifurca.

La luz, una inundación

que puede cegar.

 

Desde las nubes alguien

intuyó otro desierto allí abajo.

Y nadie reparaba en el tiempo

implacable.

 

Amamos una declinación

tan breve.

 

 

02/07/2013 15:48. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20130705062218-rascacielos-hk.jpg

 

Filosofía del rascacielos.

 

Ya estaba todo el pescado vendido.

No quedaban solares, ni hortalizas,

ni vetas sinuosas y rebeldes

de agua que cementar.

Todo abocaba a habitar el aire

y acariciar las nubes.

Querían vivir juntos.

Nadie tenía vértigo

o se domesticó en tiempos

inmemoriales.

Abigarradas edificaciones,

rozamiento de los cuerpos

en el transporte público,

miradas ausentes

y fondos sin tu luz.

Atisbar un gesto

de amor exclusivo

en el crisol de tanta humanidad

concentrada.

Bajaré al parque municipal

a contemplar las armonías.

 

 

Fotografía: Miguel A. Martínez

 

05/07/2013 06:22. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20130706041414-lluvia-1-hk.jpg

 

Una manada de nubes grises,

como elefantes,

se acerca a paso firme.

La temperatura es alta, superior

a los treinta grados, un bochornoso

calor húmedo.

Apenas arrecia la descarga

de lluvia por unos minutos

y se disipa la turba, guareciéndose

bajo las cornisas.

Empujada por un aire invisible,

la masa algodonada del monzón

se dirige hacia las cumbres protectoras,

permitiendo un clarear

hasta que las autoridades avisen

al turno siguiente.

 

No he visto los élitros de las mariposas

por ningún lado.

 

 

Fotografía: Miguel Martínez

 


06/07/2013 04:14. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20130706171901-night-23-hk-2.jpg

 

¿Por qué nos hipnotiza

lo artificial y lo abstracto,

por qué esa ausencia deplora

el relámpago hábil de la mano,

la voz que sonríe con su ámbar?

 

Cadenas de la noche, hermetismo.

¿Dónde se aloja la dulzura?

 

Inconsistencia.

Hasta el orden pestañea y los seres

acuáticos reúnen un pequeño tesoro

de un valor incalculable.

 

 

Fotografía: Miguel A. Martínez

 

 

06/07/2013 17:18. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20130707054853-dsc-5931.jpg



 

¿Serán golondrinas estas aves

que merodean frente a mi ventana

en el piso vigésimo tercero

de esta torre anoréxica

de Hong Kong?

 

¿Qué sustento poseen

las categorías y clasificaciones

que creímos universales

antes de experimentar

la deriva?

 

¿Y qué vigor

ante un horizonte

de melancolía?

 

 

Fotografía: Miguel A. Martínez

 

 

07/07/2013 05:48. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20130708173523-our-home-hk.jpg

 

Desplazarse entre una multitud

que se ciñe a las infinitas causas

del silencio.

Invocar lazos minúsculos,

la brusca parálisis

del tiempo ajeno.

 

Una bebida dulce de crisantemos.

Funerales con el lapso probable

de las estaciones que se manifiestan,

aún en su levedad.

 

¿Por qué siempre pongo a prueba

la aleación?

¿Por qué aceptamos lo extraño

como si el temblor fuese a llevarlo

todo a la cresta de una ola?

 

 

Fotografía: Miguel A. Martínez

 

08/07/2013 17:35. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20130709033638-carmen-2-hk.jpg

 

Otra generación, cincuenta años más repitiendo los mismos gestos, construyendo artefactos, logrando que se abran lagunas de sueños en el áspero imperio del asfalto. Aquel hombre que regentaba el taller de bicicletas con la solera de su oficio y su inglés básico pero riguroso en los términos, logró arrancarnos un hilo de ternura. Lo había heredado de su padre, desde la infancia, nos dijo. Apenas dos huecos en una fachada con tiendas anónimas y envejecidas. Dos minúsculos cuchitriles colmados de herramientas e ingenios almacenados casi hasta el techo. El precio del metro cuadrado manda más que nada en esta urbe. Una autopista elevada, uno de esos corredores de alta capacidad que conducen directo al aeropuerto, justo enfrente, haciéndole sombra. Cincuenta años delante de esos pilares de cemento y de millones de coches cruzando por sus pupilas inmunes, concentradas en los engranajes, los rodamientos, el aceite lubricante. Ningún mueble era nuevo, no había ni la más mínima concesión a objetos decorativos y superfluos. Y, sin embargo, cada cosa tenía su lugar. El trabajo afanado, constante, hábil y templado, sin excesos de optimismo ni de tristeza, iluminaba más que todas las lámparas. Su hijo, aún adolescente, observaba las operaciones y supongo que admiraba cada obra. La mujer se acercó a nosotros con una calculadora plastificada para mostrarnos el precio sin lugar a dudas. Al final de la transacción, después de conversar, fue cuando remarcó que llevaba cincuenta años en el negocio, aunque esa palabra -"negocio"- ni siquiera se asomó a sus labios. Nos fuimos contentos, con todas las articulaciones de la bicicleta ajustadas y engrasadas, ya al filo del crepúsculo. La ciudad, al final, no está tan llena como registran en bruto las estadísticas, siempre quedan algunos espacios más diáfanos que otros. Como si descubrirlos y recorrerlos fuera lo que nos concede alguna identidad posible. Y pedalear por ellos es el regalo de tiempo que nos entusiasma y levanta el ánimo cada día.

 

 

Fotografía: Carmen Acero

 

09/07/2013 03:36. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20130709175501-matisse-woman-before-a-fish-bowl-1922.jpg

 

Peces de colores,

de muchos colores,

atrapados en sus peceras

con sus aguas finitas y

transparentes.

No entienden por qué

son fruto de admiración,

por qué inspiran sentimientos

de elevada generosidad

o de una paz oceánica,

y qué pueden significar

tales exclamaciones.

Tan solo están ahí rodeados

de unas algas simbólicas,

de los ojos atónitos y pasajeros

y de un mundo incomprensible,

refractario, lleno de colores,

de muchos colores,

y de otro tipo de peces

de distinto grosor

morando en peceras

de un tamaño tal vez

algo diferente.

 

 

Ilustración: Henri Matisse

 

 

09/07/2013 17:55. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20130709191500-fisherman-hk.jpg

 

Tiburones. Dicen que hay tiburones en estas costas, muchos tiburones. Probablemente más con corbata y en sus pisos de lujo, ascendiendo cada día -y descendiendo, tanto tiempo perdido- varias decenas de alturas en edificios acristalados y los domingos sacando a pasear sus coches supersónicos que solo pueden aparcar después de ir en procesión, pues los atascos de Hong Kong son antológicos, aunque algo más fluidos durante el fin de semana, es decir, el domingo, pues el sábado se trabaja oficialmente y el domingo no menos, extraoficialmente, según el parecer de todo cuerpo humano asustado por el vértigo de un despido sin subsidios ni indemnización o por una jubilación en el más miserable abandono de todo vínculo social. Tiburones y superricos. Peceras y superpobres. Es una ciudad de contrastes, qué duda cabe. Torres escuálidas y con fachadas de colores pastel, descascarilladas en muchos casos, punteadas con la emergencia improvisada de las cajas de aire acondicionado. A su lado: torres anoréxicas con apartamentos de lujo, no mucho más amplios, pero con porteros y guardias de seguridad en las entradas, denominaciones grandilocuentes de los complejos e iluminaciones despampanantes en los recibidores. Lo viejo que no acaba de morir. Lo nuevo que no deja de nacer. Y algo se quiebra entre los dos extremos en constante fricción. Y los tiburones que no dejan de acechar. Todo lo viejo puede ser renovado, transformado, revalorizado, sólo hace falta mover los resortes adecuados. Acallar las voces discordantes. Colocar el cartel más vistoso en lo más alto. Alinearse con la imagen del consenso, del neón y del skyline inimitable en todo el sudeste asiático. Atraer a los tiburones de China que son la fuente de las inversiones ahora. Pagarles un mínimo mensual (que en la práctica se acaba convirtiendo en un máximo) de HK$ 3920 (unos 392 €) a las mujeres filipinas e indonesias que trabajan como internas en el servicio doméstico, veinticuatro horas al día, seis días a la semana. Después, el domingo, extienden sus plásticos y sus cartones en las plazas, en las aceras y en los parques, se visten sus mejores galas y bailan o flirtean con los pakistaníes o hindúes que las cortejan. A fin de cuentas, los tiburones que merodean por las playas, sometidos a un escrutinio profesional por los vigilantes de las mismas y alejados de la carne fresca de los bañistas gracias a las mallas metálicas que (en teoría) los repelen, quizá no sean tan peligrosos.

 

 

Fotografía: Miguel A. Martínez

09/07/2013 19:15. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20130710054006-valentina-di-crepax.jpg

 

No hay otro camino

que perder el camino,

experimentar la turbación,

las señales confusas,

la renuencia del sol a guiar.

Nos han conducido

por demasiados caminos trillados.

Los puntos de llegada se desvanecen

y desintegran atómicamente

en cuanto se alcanzan.

Olvidamos perseguir

la flor de loto que calme

el dolor, el nicho de seda

que sacie el sueño.

Memoria. Flotación.

Transparencia del rojo.

No rendirse a lo vigente.

 

 

Ilustración: Guido Crepax

 

10/07/2013 05:40. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20130711065433-albertomielgo029.jpeg

 

Quizá todo se reduce a la orquídea,

a la extraña paz que trabaja incansable

por hacerse oír.

Utiliza la lágrima huérfana

y el vuelo transcontinental.

Ya no envía misivas aunque se interroga

acerca de los caracteres chinos

que designan el astrolabio.

Nostalgia del futuro que no padece

y que prescribe los viernes.

 

Veo un trayecto de pétalos.

¿Dónde descansarán los nombres

sin eternidad?

 

 

Ilustración: Alberto Mielgo

 


11/07/2013 06:54. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20130713150511-stankoabadic03.jpg

 

Yo no sé de pájaros,

no conozco la historia del fuego.

Pero creo que mi soledad debería tener alas.

 

Alejandra Pizarnik, Las aventuras perdidas, 1958

 

 

Fotografía: Stanko Abadic

 

13/07/2013 15:05. ateopoeta #. las poesías de otros/as No hay comentarios. Comentar.

20130715123121-301686-10151597667605337-114068179-n.jpg

 

Es un mar vertiéndose por encima,

a jarros, fuente de esa pátina verde

de lo circundante.

Tus cabellos pródigos y voluminosos

calmaron el tráfico de mercancías,

ese destino al que se niega el sueño.

Y su lenguaje jurídico,

extremidad involuntaria.

 

Ayer no significa, es como esa cortina

de agua, rostros, infancia,

un dulce amamantar lo imposible.

Transfieren su saldo

a un paraíso de luminosa

quietud.

 

 

 

 


20130716063330-bruno-barbey.jpg

 

En una orilla en penumbra o en las calles

cansadas de una ciudad milenaria.

Los besos almibarados, los besos con la ternura

irrepetible y generosa como una noche cálida

o ebria o, simplemente, amarga.

El tiempo perdido o descuidado, tal vez omitido

de las declaraciones y filigranas que enredan

la vorágine del vivir al día

y sus interrogantes en suspenso.

 

Esos que presienten el confinamiento entre

lo azul y lo etéreo, la proximidad

de los pies sobre la tierra.

 

 

Fotografía: Bruno Barbey

 

16/07/2013 06:33. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20130718183808-farolillos2.jpg

 

Ese país de guirnaldas, farolillos rojos

y lámparas de papel de arroz.

Ese país de inciensos y combustiones

que despojaron de sus fragancias

a las brisas benefactoras.

Ese país de enigmáticos abismos

tras los ojos dolientes, las pieles tersas

y ajadas enseguida por la compulsión

de la faena, los chubascos

monzónicos y el delirio de las amapolas.

Ese país que vuela a lomos

de mitologías ancestrales

aún encarnadas en los labios

de los egregios miembros del partido.

Ese país que pienso oblicuo

y horizontal, con sombras en sus flancos

y sus nieves perpetuas, lejos y dentro,

donde nace el remolino.

 

 

Fotografía: Carmen Acero

 

 

18/07/2013 18:38. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20130719115906-wayne-miller.jpg

 

Primero nos pidieron

la contraseña.

 

Después nos dijeron

que no era una contraseña segura:

debíamos reforzarla.

 

Más tarde nos advirtieron

de la nueva normativa

en materia de contraseñas:

deberían ser ininteligibles.

 

En la siguiente vuelta de tuerca

nos obligaron a memorizar

varias contraseñas

ininteligibles y siguiendo un orden

que ningún robot pudiera adivinar.

 

Un día llegó un aviso urgente:

las contraseñas serán modificadas

regularmente, cada pocos meses,

semanas, días o, mejor, cada vez

que se solicite el permiso de acceso.

 

El laberinto de las múltiples contraseñas

que se bifurcan instaló nuevas

alambradas, trincheras y cortafuegos

a lo largo y ancho del continente

cognitivo en el que pretendíamos relajarnos:

nuestro dinero no estaría a salvo, perderíamos

nuestra valiosa información, nos infectarían

de destructivos virus que darían al traste

con nuestra carrera, listas de contactos

y recordatorios de los lugares favoritos.

 

Antes de que todo eso ocurriera, alguien

debería haberse formulado la pregunta

pertinente.

 

 

Fotografía: Wayne Miller

 

 

19/07/2013 11:59. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20130722110639-1001862-10200988018296429-1964936813-n.jpg

 

¿Qué otro ángel podría haber

sino aquél deslizándose

sobre el hielo?

 

Mi vida sería zafia y obsoleta

si no fuera por esos ademanes

delicados, pidiéndole permiso

al aire.

 

Existen el vuelo y la luz.

¿Por qué iba a declinar

lo maravilloso ahora

que se fortalece?

 

22/07/2013 11:06. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20130724070506-julie-de-waroquier-1.jpg

 

Por alguna extraña razón

se congregan en el mismo claro

del parque.

 

Las cometas se enredan en las copas

de los árboles o los hilos que las unían

a la tierra con unas manos

y un aliento,

se entrelazan con una fatal

consecuencia.

 

Las que sobreviven a la fragilidad

del ascenso se persiguen y besan,

otean su propio horizonte

y algunas deciden alejarse

infinitamente,

para siempre.

 

Entonces sabes que lo más bello

nunca te pertenecerá.

 

 

Ilustración: Julie de Waroquier

24/07/2013 07:05. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20130725120939-co96iwjy5p2k0px42zs8jrkgo1-400.jpg

 

¿Cómo se acepta la herida?

¿Del mismo modo que la erupción

y la vuelta a la amalgama?

 

Los animales de sangre caliente

observan circunspectos.

Lo que duele es la memoria alerta

al fondo de la oscuridad.

 

Yo también quise arrancarle al color

lo voluptuoso del tiempo falso. Vacaciones,

ceremonias, libélulas.

 

¿Cómo se nombra al exterminio

de los cuerpos metálicos que obstruyen?

¿Quién se atreve a perdonar

la tibieza una y otra vez reversible?

 

Un santuario detrás de la lluvia,

un motín.

 

 

25/07/2013 12:09. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

20130729134547-558899-10152726470985111-1534047692-n.jpg

 

Un ejercicio de gratitud

como forma de extinguir

los residuos de la nostalgia.

 

Una cura de humildad, el reflejo

de la sed, la calma que me pide

el cuerpo entre tanto trasiego

de contradicciones.

 

Y la ciudad brillante, magnética,

que me inunda porque alma

no espero.

 

 

29/07/2013 13:45. ateopoeta #. mis poemas y otros textos (provisionales) No hay comentarios. Comentar.

Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris